martes, 12 de octubre de 2010

La Calidez

Mañana de octubre, el rocío posado en el verde de los arboles, los frutos del castaño, el almendro, conformando la alfombra donde llevo mis pasos, ya se empieza a notar el abrazo de la humedad de esos caminos. El sol penetrando por los escondrijos entre las grandes hojas que me cobijan y va evolucionando hacia nuevas recreaciones coloristas , entremezclandose con el carácter de la naturaleza muerta, conjugando una nueva armonía de colores, verdes, óxidos, calderas... cambiante paisaje, pero suave, aterciopelado, para acostumbrar nuestra vista a su ofrecimiento estacional... su calidez.

Ahora en casa, música... la lectura me lleva a la mecedora, la de la abuela, que incomoda era antes y que mía es ahora, me encanta leer balanceandome en ella, echar mi cabeza hacia atrás, meterme y vagar en mis pensamientos, sin fin, en ese acunamiento equilibrado, que me da...

Voy hacia la calidez del tiempo que llega, al fuego del lagar, al confort de las mantas, a los paseos de luz matutina, a mis lienzos imaginarios llenos de luz perdida y ahora esbozados en papeles amarillentos, y me lo trae el otoño.

Días de hogar y luces tempranas...


Matices


2 comentarios:

  1. Tu entrada huele a castañas asadas

    ResponderEliminar
  2. Me has transportado hasta allí!

    Besos.

    ResponderEliminar

Tu matíz...