jueves, 24 de abril de 2014

Este jueves, relato: Personas " a cuatro manos"

Esta semana Juan Carlos nos ha propuesto escribir sobre "personas", en mi caso es a cuatro manos y mi compañera ha sido Mª José del Blog Lugar de Encuentro



Algunas veces Mercedes no entiende ese interés desinteresado de todos porque se eche pareja...  Se encuentra delante del espejo mirándose perpleja. Sus pensamientos la acercan a las obras de arte, ¡si Miró levantara la cabeza!... -piensa.
Se ve  digna candidata a su obra con ese tiznón rojo en los labios y ese traje pasado de moda en el que casi ni entra y marca el paso del tiempo en sus caderas - ¡Ay, Mercedes quien te ha visto y quién te ve!. Por segundos su viejo chándal le llama a gritos, desea no presentarse.
Sacó las medias del cajón y se sentó al borde de la cama, no sin trabajo, las deslizó por sus piernas como si de una  caricia se tratara,  hay cosas que no se olvidan. Todavía recuerda el tacto de las de nailon que estrenó con sus dieciocho primaveras. Ahora a su edad, estos nervios, este rosario de detalles ¿para qué?- se decía. Una vez pasara el trago tendría unas palabritas con su hija. Su soledad no estaba tan mal...

Fernando descolgó el traje del armario y lo puso encima de la cama. Ese gesto le recordó a su Micaela. Diez años de la muerte y diez años que no se ponía el “traje de vestir”, como ella le gustaba decir. Suspiró hondo. Aún se acordaba de lo bien que le hacía el nudo de la corbata y los piropos que le echaba cuando lo veía emperejilado de domingo. Volvió a suspirar y encaminó sus pasos hacia el cuarto de baño y, se miró en el espejo. Casi no se reconoció. Había engordado, le había salido papada, las entradas eran autopistas en su frente..., se veía fatal. No debía de haberle hecho caso a su hermana. Cuando se lo dijo pensó que era una broma de mal gusto, pero cuando le insistió en que era verdad y que ya tenía una cita, no tenía más opción que matarla o asistir a esa cita a ciegas. Y se sentía tan solo sin su Micaela que decidió acudir a ese encuentro. Lo peor de todo, la foto que su hermana había puesto de él en la página de contactos. 

Ya en la cafetería Mercedes se sintió aún más ridícula viendo como pasaban los minutos y su cita no llegaba.  Al sentarse en la barra fue consciente de que aquel traje la traía por la calle de la condena con su estrechez. 

Fernando  con disimulo se fue acercando a la barra, nadie cuadraba con la imagen que su hermana le había dado. Pidió un gin tonic. Por  el rabillo del ojo contempló las rodillas prietas, como al le gustaban, de la mujer que estaba sentada a su lado y que por todos los medios intentaba cubrir tirando de su estrecho vestido, sin conseguirlo.

¡Valiente indiscreto!- pensó... aunque en el fondo se sentía halagada. No dudó en regalarle una sonrisa que rompió el hielo. En cinco minutos estaban en una conversación amena y distraída; el tiempo voló, llegando así la hora de la despedida. En  la puerta de aquel bar donde ambos quedaron plantados...se citaron para el día siguiente.

En el cielo un ángel medio desnudo que portaba un arco y unas flechas reía a carcajadas y se pavoneaba ante sus amigos diciendo: "Donde se ponga Cupido que se quite Meetic"

Más personas en el Blog de Juan Carlos ¿Y qué te cuento?

23 comentarios:

  1. Me encantó, primero conocemos un poco a Mercedes, luego a Fernando y ya al final juntos en su cita. Supongo que les fue bien y se gustaron, ya que tendrán su segunda cita. =)

    ResponderEliminar
  2. Desde el principio el relato te mete en la historia, primero uno, luego el otro, luego los dos, luego juntos.
    Es bonito pensar que siempre hay una segunda oportunidad, que no siempre te queda amarrado en tu vida anterior.
    Me ha gustado y he soñado un poco.
    Un beso a las dos.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia con la que conecta el lector desde la primera frase. "He visto" hasta cómo se colocaba esas medias...

    Dos abrazotes.

    Lupe

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado esa historia y su toque de humos al final.

    ResponderEliminar
  5. Un desencuentro convertido en un encuentro inesperado. Interesante.

    ResponderEliminar
  6. Es que nunca se puede dar todo por perdido, donde uno menos se lo espera llega el amor; aunque pensemos que ya no estamos para esas cosas, sucede y ya está.
    Lo habéis hecho muy bien las dos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Qué bueno, me habéis provocado una sonora risotada. Y es que nunca meetic le llegará a los talones a Cupido.
    Muy bueno y muy bien integradas las dos.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, el que busca encuentra, dicen... pero también se dice que cuando uno menos busca, viene la sorpresa!
    Algo hay en esta historia, Ese hilo que une a las personas, se enreda y desenreda, y al final de cuentas, une lo que se deba unir (aunque no sea lo esperado ni lo buscado). Suerte para ambos y felicitaciones a las dos hacedoras de este buen relato!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  9. Genial!!! Esas cosas que pasan cuando tienen que pasar, casualidades de la vida, o juegos divertidos de Cupido. Qué más da... Se ha formado una hermosa pareja que me hizo sonreir!!!
    Las felicito, son de lujo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Los personajes son excelentes para el tema de este jueves. Vienen siendo como casos de la vida real, cierto? Me gusto el final, al menos pasaron un rato agradable.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. buen relato a dúo con humor como sostén bien llevado....

    ResponderEliminar
  12. Muy linda historia!...el amor tiene sus estrategias para planear los encuentros y estos dos indecisos resultaron ser candidatos ideales para una Cupido tardío que llegó para sorprenderlos!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Bonito relato amigas. Con dos plumas como las vuestras, (ahora teclados) no podia ser de otro modo. felcidades a las dos. Buén trabajo de equipo..Saludos igualmente repatidos.

    ResponderEliminar
  14. Tuvieron que ser espoleados a vencer su apatía, su tendencia a la soledad, tuvieron que "desoxidarse", pero encontraron la manera de conectar, no habían perdido del todo la capacidad de establecer relaciones tal vez duraderas.
    Un fuerte abrazo a ambas. ¡Buen equipo!.

    ResponderEliminar
  15. Es una historia que me ha gustado, le decía a Maria Jose y te lo cuento acá, que los diálogos internos de los protagonistas es genial, hasta la hora de ese encuentro que deja olvidar un rato lo que pensaban, disfrutan. Y agrego ese cupido, es un pícaro.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  16. Cuando dos personas están predestinadas a encontrarse, seguro que se encontrarán, es que ese Cupido que tanto se pavonea seguro ya lo tenía planificado. Al final el "desencuentro" fue afortunado.
    Me gustó como fueron describiendo la ansiedad de cada uno de los personajes previos a la cita.
    Un beso a las dos!

    ResponderEliminar
  17. Antes se le echaba la culpa al angelote gordito y medio desnudo, ese tal Cupido....ahora a la soledad se le ponen parches con las nuevas tecnologías, pero nada, nada, como mirarse a los ojos y tocarse.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. Muy original Nieves. A veces quién buscas está más cerca de lo que esperas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. jajaja, me encanta, venga, voy a aventurarme a adivinar los deditos de cada trocito, mmmm, tú has escrito la parte de Mercedes y mi tocaya la de Fernando?, agggg, dime que si, porque os habéis mimetizado tanto que me cuesta localizaros, jajaja, que buen trabajo, al final no he podido participar, pero no iba a perdermelo, miles de besosssssssssssss

    ResponderEliminar
  20. Divertida esa "Cita..." donde nada es lo que parecía y que todo termina siendo lo que debía.
    Coordinado este equipo de dos que parece uno.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Me encantó este relato! se han lucido ambas, cuanto entusiasmo! me han contagiado con sus flechas, jueveras, románticas empedernidas les mando un abrazo grande María Jose y Matices

    ResponderEliminar
  22. Repito comentario dejado en casa de María Jóse...

    Jajaja! Desvergonzado Cupido! Me ha encantado el relato! Además, nadie diría que está escrito a cuatro manos!

    ResponderEliminar
  23. Escribiendo sois la pareja perfecta. Está precioso! tanto el punto de realismo, como la magia que se encuentran inesperadamente como el final tan poco tradicional. También me encantó.

    un abrazo :))

    ResponderEliminar

Tu matíz...