martes, 29 de abril de 2014

El final del trayecto...




Se encogió la vida en un corazón con armadura...
y el dolor se afincó en el rincón de los sueños

Sintió que podía tocar el cielo con sus dedos,
y  dejó sus anhelos perdidos en el firmamento...

Renunció a la felicidad por ese lapsus temporal
en el que se quedó su amor rendido en la nada...

Y justo hace unas horas se ha roto...
ya no hay color y ha esparcido los matices

Regresa de puntillas para despedirse 
las fuerzas la han  abandonado
y el corazón se le ha hecho un nudo...

Renuncio a los matices, ya no puedo defenderlos.
me bajo en esta estación sin nombre

Nieves

14 comentarios:

  1. Nieves ¿perode qué hablas?, me has dejado preocupada,¿te pasa algo?
    Un fuerte abrazo,
    Dime.

    ResponderEliminar
  2. Me uno al comentario de Tracy, espero que no sea personal. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Perdona que discrepe, Nieves. Siguen existiendo los colores, preciosos colores y por supuesto presentan mil y un matices diferentes. Eso es lo que hace que esos matices de colores sean únicos, geniales, irrepetibles. ¿Como se puede renunciar a algo así?. Puede que estén ligeramente cubiertos por una nube gris pero ahí están y seguro que a no tardar, con el horizonte despejado, brillarán con luz propia, esa que nunca, por nada, debieron perder. A mí siempre me gustará verlos lucir.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La vida te da esos momentos de incertidumbre y esa vereda gris pero siempre hay una fuerza en el interior que surge...para volver o para empezar de nuevo.

    Saludos. Me encantó el blog

    ResponderEliminar
  5. Me gusta y mucho, esta firma clara, Nieves, la que mira a los ojos, la que llena de colores el horizonte, la que abraza despacito pero traspasa todo lo que lleva dentro. ¿Matices? esos los llevas dentro, igual hoy no te ajustates bien las gafas y se ven un pelín emborronados, pero "Nena tú vales mucho", Venga ajusta bien esas gafas y vas a ver el brillo que se refleja en el espejo de la vida.
    Todo mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Tómate tu tiempo, Nieves de mi corazón.
    Mi oído está siempre tras el auricular del teléfono para ti.

    Un beso y tu cafelito.

    ResponderEliminar
  7. Demasiados matices los tuyos, renuncia a ellos, si, pero solo a los que se mezclaban sin sentido y se convertían en grises, usa los colores para otros matices nuevos, para los que sí iluminan los días, los renglones, los latidos, porque los grises son necesarios para apreciar nuevos colores, si algo sabemos las sirenas es que para subir a la superficie hay que tocar fondo porque este sirve de apoyo, da una patada fuerte y para arriba, aunque perdamos joyas como esta que has escrito, el dolor siempre hace preciosas composiciones, pero que no te conquiste, es tan seductor como la felicidad, te quiero un mar amiga mía, tienes una sirena, así que ni se te ocurra ahogarte, ehhhh??? jajajaja, miles de besossssssssssssss

    ResponderEliminar
  8. Precioso y desgarrador poema, Nieves. Y real. Muy real. Porque así ocurre a veces. Ese dolor afincado en el rincón de los sueños se irá difuminando y los colores volverán a lucir brillantes. Sólo hace falta aguantar el tirón y dejar pasar un poco de tiempo. Te dejo un abrazo muy fuerte.

    Lupe

    ResponderEliminar
  9. Después de leerte dos veces he sentido lo mismo que Pepe. Nunca se acabará la tonalidad de colores, la escala de tonos y sobre todo las cosas que varían gradualmente pero no llegan a desaparecer, al igual que tus palabras. Adoptarán otro matiz, otros rasgos porque la perspectiva cambia pero no pueden fugarse ni esconderse. Tómate el tiempo que necesites pero regresa. Ya sabes que yo también estoy bastante apartada de este mundo, pero siempre regreso...
    un fuerte abrazo amiga y que este tiempo de reflexión sea breve porque realmente te echaremos de menos.

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Lienzo en blanco... una nueva oportunidad de inventarse. No hay que bajarse el arco iris, las paredes de tu alma no necesitan adornos.
    Si alguno de mis colores te sirve, amiga, sólo tienes que pedirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Gracias a tod@s por vuestro cariño y afecto... se que es de corazón. Dar explicaciones de lo que me ha pasado no puedo en estos momentos porque se me ahoga de lágrimas el alma. La decisión es dura pero necesaria. ¿Volveré? todo dependerá de mi, trabajaré para que sea así porque como muchos decís espero encontrar otros matices y si logró será que vuelvo a vivir.... Besos

    ResponderEliminar
  12. Sentía que me había dejado sin leer algo importante y al fin lo hago. Coincido con los comentarios anteriores, con el cariño que se desprende de cada uno, que te has ganado como también el mío. Y admiración por el modo en que sabes colocar las letras, aunque tal vez en este momento sea más importante que sientas el cariño y que sepas que tenemos la esperanza de volver a tener el privilegio de leer algún nuevo relato de Matices, como cada jueves, como siempre.
    Un abrazo enorme, querida amiga.

    ResponderEliminar
  13. Querida Nieves, todas las estaciones tienen nombre y en todas hay alguien que espera con la mirada limpia y los brazos deseando abrirse.
    Duras lágrimas esas que ahogan y paralizan, pero sólo por un tiempo, el que tardan en secar y liberar sentimientos.
    Una mañana, muy pronto, te despertarás y sabrás que ese día el Sol salió para ti, y de nuevo usarás esos matices llenos de colores de los que nunca te has deshecho.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  14. conociendo blogs nuevos te encontre en mi camino.me sente a leerte volveré

    ResponderEliminar

Tu matíz...