jueves, 27 de septiembre de 2012

Este jueves, relato: Mirada retrospectiva...





Mi personalidad es viajera, se puede decir que desde mi nacimiento a mi favor ha jugado la suerte de poder trotar por el mundo... Lo que mejor llevo son las vivencias; no tengo grandes estudios, aunque en una conversación me manejo mejor desde una óptica muy cercana, la de mi objetivo. Dicho sea de paso: a la cultura adquirida en mi bagaje la considero mundología.

A quien le diga que he cruzado de una punta a la otra el mapa, lo duda; y que he visto y compartido amaneceres tan bellos como las mujeres que he conocido, no me cree. Mi inanimada posición dice de mí que no puede ser; sin embargo, cuando hablo de guerras, todos quedan fascinados, no entiendo la esencia del ser humano, y me gustaría, pero mi objetivo capta instantáneas planas, sin entendimiento para mí ¿Os he dicho que tengo un premio? si, un premio a la mejor "Mirada", según dicen es mi mejor foto: unos profundos ojos tristes No me siento orgulloso, ¿qué es un premio si tras él no se esconde la felicidad?, el mundo es desigual y para una cámara como yo es distante, no nos crean para pensar; solo dejamos rastros del presente, pasado y futuro en un solo instante que consumís en una sola mirada.

Vuestro mundo es extraño, lo dicen los millones de disparos intencionados que se han hecho desde mis entrañas dimensionadas en megapixeles de realidad cercana; esconden paisajes increíbles, miradas inocentes, sonrisas regaladas compartidas con el miedo, el hambre; incluso tengo una muesca justo en el objetivo, como la de la culata de una pistola justiciera, según dice mi compañero de aventuras... Esa vez sentí la sensación que da rozar la muerte. A él lo dejó con un dedo menos; y lo mejor: ¡el tío tan feliz!, pues no dice que es una herida de guerra... Desde entonces me hago preguntas, intento reflexionar sobre lo que capto y la única conclusión a la que llego es la misma, mis negativos son siempre los mismos, el mundo, ese que he pulsado a medida de luz..., no se mueve, todo sigue igual, y dicen que soy un objeto inanimado, líbreme Dios de ser humano...

Cierto es que mi vida la marca la tecnología, pero en mi caso tengo carrete para rato... Os dejo, hace unos meses que he pasado a manos del alevín de la casa, se ve que quiere ser corresponsal de guerra como su papá y me ocupo en captar fotos a los madelman y al barco pirata, como no podía ser de otra manera... ¡Maldita jubilación!...
Matices

Más miradas hacia atrás...  En el Blog de Pepe

24 comentarios:

  1. Una mirada diferente la que nos ofreces hoy. La mirada siempre atenta de una cámara,captando imágenes sin cesar pudiendo decirse de ella todo menos que se trata de un objeto inanimado. Yo diría más, creo que tiene alma.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Maldita jubilación!... yo aún no lo he asumido, sobre todo porque me ha cogido por sorpresa. Gracias a esta afición por la lectura, la escritura, la fotografía, el dibujo, la naturaleza,...me faltan horas para mirarlo todo. Me entusiasma una flor, un pájaro, una barca varada,...

    Al final acabaré diciendo ¡Bendita jubilación!, que me ha dado horas para todas estas aficiones.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Sería interesante un relato más, sobre los atardeceres y las mujeres que ha conocido el personaje. Es un merito saber retratar la tristeza, tambien es eso la fotografía, aunque se desearía que haberla podido retratar por no existir. Haber preferido retratar la felicidad.
    Eso lleva al papel de la ficcion, no necesariamente ser optimista.
    Te enfocaste en el tema de la fotografía. Muy bien.

    ResponderEliminar
  4. Querida Matices, nos sorprendes con una mirada distinta, pero de algo que yo venero desde chica, una cámara de fotos, no sabes como me gusta la fotografía, pero hasta los quince no pude tener la primera.
    Tu mirada me encanta, como dice Pepe, a veces yo también pienso que tienen alma, y de no tenerla, seguro que cuando miramos por el visor, su pequeño corazón (porque corazón, seguro que si tiene) se debe de ajustar con el nuestro, por eso algunas fotos parecen tener vida propia, lo mismo que tu hermoso relato. Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Original hasta decir basta, el mundo según una Kodak y de las de antes.

    Yo me la imagino como una especie de escriba fiel a la realidad que capta, sin la dirección que imprime la voluntad humana cuando interpreta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9/28/2012

    cabronazzaaaa, que no veía tu texto y dale que dale a buscarlo...jajaja
    seré breve, muy breve en mi comentario:
    ha cambiado, has cambiado algo, no sabría definirlo ahora y con esta lectura medio rápida que he hecho. pero hay algo que me gusta, que me gusta más que antes...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  7. ¡qué bueno!...narrar desde el punto de vista del privilegiado objetivo de una cámara es algo muy original y a la vez muy acorde al tema de esta semana.Has aprovechado muy bien la actitud de registrar sin llegar a comprender el sentido de lo que observa, sin entender la mentalidad humana y sus dramáticas contradicciones.

    Un abrazo juevero!

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado tu original visión del tema, cómo lo has dicho, cómo lo describes.
    Lo has captado con letras como si de una cámara se tratase.

    un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Matices, una mirada distinta nos traes a este jueves lleno de recuerdos. La del propio objetivo de una cámara, testigo mudo del RECUERDO, así, en mayúsculas. ¿Que sería de nuestras vivencias y recuerdos si no tuviéramos a mano una buena fotografía que nos los mostrara de vez en cuando?


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Matices.me dejaste boquiabierta con la originalidad de tu relato. Desde luego que no hay nada que tenga más recuerdos y miradas retrospectivas que una máquina de fotografiar :)

    Bss.

    ResponderEliminar
  11. Qué chulo tu matiz!!
    Me ha encantado por original, ameno, divertido, fácil de leer y una muy interesante visión, no tendrá recuerdos ni ná!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Qué chulo tu matiz!!
    Me ha encantado por original, ameno, divertido, fácil de leer y una muy interesante visión, no tendrá recuerdos ni ná!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. ¿Qué no habrá visto una cámara? Eas verdad, es un ser inanimado; pero su ojo lo ve todo, bueno y malo con todos sus matices, como el ser humano.
    Muy buena tu reflexión
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola!!, encontré tu blog por casualidad y me ha gustado mucho, te sigo desde ya :)

    Bisous

    La Biblioteca de la Morgue

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado tu mirada retrospectiva desde un original punto de vista. :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. ¡Buenísimo! Me ha encantado, anda que no tiene que contar esa cámara, me la traería a casa para que viviera una vejez relajada y me contara.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Un enfoque diferente pero genial le diste este jueves a tu relato. La visión desde una cámara que deja plasmada tantas cosas, que tiene en su memoria imágenes tan tristes, tan bellas, tan variadas.
    Muy bueno Matices, me gustó mucho leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. ¡Impecable! por resumir de algun modo, aunque merece unos cuantos de adjetivos mas. Un cliché perfecto para almacenar recuerdos que pasan a alimentar las horas huecas de la jubilacion.
    Un besooooo

    ResponderEliminar
  19. Ni media palabra más. ME ENCANTO.
    Si Matices, algo ha cambiado como dice Gus y si antes era bonito ahora lo es más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. El carrete parecía muerto hasta hace poco, pero al igual que el vinilo, hay toda una generación de nostálgicos que buscan recuperarlo. Igual esta cámara viajera tiene suerte, y puede vivir una segunda juventud.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Me gusta este giro a la perspectiva. Sin duda, convertirse y transformarse en una cámara digital? de fotos es una buena manera de vivir en plena actualidad, al tanto de todo lo que ocurre alrededor de esa familia, todo lo que les llame la atención (hoy se fotografía todo aquello que en un momento concreto nos sorprende, con el programa Ingram).

    Una idea muy buena.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  22. Genial!!!, me ha encantado tu relato, solo empezar a leerlo imaginé que era la cámara y no el fotógrafo la que hablaba, me ha gustado tanto que me lo llevo para un amigo fotógrafo que me ha enseñado a usar la mía y estoy encantada como niña con juguete nuevo, miles de besossssssssss

    ResponderEliminar
  23. buen trabajo, en tu línea, Siempre te tomas en serio y presentas entradas elaboradas e ingeniosas, Es el problema que tenéis los que siempre estáis por encima de la media

    ResponderEliminar
  24. Me encanta la fotografía, una cámara capta los detalles que no captan nuestros ojos. Ella guarda recuerdos para que nosotros podamos recordar.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Tu matíz...