martes, 8 de noviembre de 2011

Este jueves, relato: La Petit Mort

El motivo de adelantarme  a la publicación de este jueves es que acudo también a la reunión de  amigos jueveros en Valencia, os dejo así mi relato... Gracias a todos!




Canadá, 2009

Nadia, pierde la mirada tras la ventana. Pasa horas metida en aquel cubículo donde sus deseos se hacen realidad. Hace días que el cielo la atrae en exceso, las nubes o tal vez la paz que se esconde en la claridad de un día que abre en limpio, azul Prusia,  magenta. Los amalgama con la espátula, buscando la exactitud de lo que observa en su paleta.  Siente su presencia tras ella, sus sensaciones cromáticas son más provocadoras si caben...

Esperaba que le susurrara solicitándole su presencia ante él. El  olor que desprendía la habitación, aquel con el  que comulga diariamente, mezclas de trementina que corrían a través de sus pituitarias,   la trasladaban a satisfacciones en forma de placer y futuros inciertos... Cierra los ojos, se estremece, saciándose en blanco España, las sábanas enrolladas en su cintura en una cabalgadura lenta, espaciada,   cuando su cuerpo se torsiona hacia atrás y muerde su labio inferior en un gesto sensual, vuelve a la realidad apretando el  color contra su paleta en Bermellón, traduce en pasión...

Buscaba en su interior el camino, la dirigiría hasta templarse  en sienas tostados, el pincel se paseaba por su boca mientras lo observaba... con la espátula mezclaba en un ejercicio premeditado. Me desea -pensaba-, su cuerpo se estremece, lo siente entre sus piernas, vuelve a cerrar sus ojos muerde el pincel entre sus labios y se deja hacer en la humedad a la que la desafían los tonos, explosión en amarillo cadmio, éxtasis...

Traza, construye, desliza en medidas, conoce el fin hacia donde le llevan los devaneos con su lienzo, juega sobre el virginal blanco hasta acorralarlo en color  y al final, vuelve a sus ensoñaciones, le conoce. Nadia soñaba  un vuelo sin retorno al cielo, el éxtasis momentáneo  y el sitio que la había elegido era "La Petit Mort Gallery"... orgasmicamente incorrecto, plástico, ecléctico -piensa-  se observa en el espejo del baño, brillo en los ojos, humedece sus labios y decide salir,  el fragor de una nueva inauguración en busca de una crítica devastadora hacia una exposición controvertida.
En el tríptico de la exposición su "Intemperance", la sala se iba llenando..."

Matices


 "More little deaths" en el Blog de Gus

18 comentarios:

  1. Un desborde de colores, juegos y pasión!
    Precioso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Toda una paleta de colores para alcanzar, pincelada a pincelada, el éxtasis de la creación en las sábanas blanco de España. Sobreviene, luego, el agotamiento ante el espejo de la galeria donde se expone sensual a cualquier crítica.

    Creativa "pequeña muerte", arco iris de sensaciones. Besitos, espero que hasta pronto "in person"

    ResponderEliminar
  3. Te juro,por experiencia propia, que el extasis que se consigue a traves de la creación es muy superior al de un orgasmo, mucho más intenso y duradero.
    Solo interviene el universo entero como estimulante.
    El amor con el cual creamos hijos es de ma misma intensidad,ellos son la creación máxima. Lo demás es puro deseo. (Que no está nada mal)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Eso me pasa por leer deprisa... cuando he pasado la vista por el texto y he llegado al BANCO de ESPAÑA, he comprendido que debía comenzar porque la cosa iba de gama variada de colores y no de la muerte de las finanzas, porque esas no fallecen nunca...

    Es broma! Ha sido muy bonita la descripción, recuerdo que, cuando estudiaba BBAA, quería ponerle a mi hija (cuando la tuviera) SIENA.

    Cosas de la vida, ahora se llama Katerina.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Que excelente este relato, original y totalemente innovador, la pequeña muerte asociada al placer de la creación.
    Me gustó muchísimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. una paleta básica para no dejar rincón teñido
    Llegar a esa sensación de éxtasis cuando todo está a tu favor, es el precio que se paga por el parto

    ResponderEliminar
  7. ¿Quien dice que no hay muchas pequeñas muertes? Aqui nosevidencias una de ellas. Enhorabuena.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Morir creando y volver a la vida satisfecha para ver la obra terminada.
    El paseo por los colores ha sido muy elocuente. Te felicito. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Y lo, iluso de mí que pensaba que muerte sólo existía una. Leyéndoos me percato de mi error, múltiples y variadas pequeñas muertes nos aguardan en cada esquina de nuestra vida. El proceso creador lleva consigo también pequeñas muertes hasta ver, al final, el vivo esplendor del resultado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Estupendo, relato que hace honor al nombre de tu blog. Esa creación, tan intensa y sentida, lógicamente tiene que producir unh éxtasis que genere una pequeña muerte.
    Un beso y hasta muy pronto.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11/09/2011

    Dali tituló una de sus obras como Orgasmo Cósmico. Este relato sería acertadamente orgasmo pictórico ya que según Freud el orgasmo es una pequeña muerte. La mujer que pinta transmite sensaulidad a raudales y... La vemos, la sentimos,la conocemos. Está viva.
    Un beso.
    conflicto

    ResponderEliminar
  12. Nieves y eso de que las musas estaban de vacaciones, debió pasar a la historia, ¿no?.

    Magistral, que descripción más colorista y original.

    Espero que tengas buen viaje, fíjate bien en todo y en todos/as, que luego me lo tienes que contar. Ya te llamare.

    Besos coloridos

    ResponderEliminar
  13. Tu pequeña muerte está llena de colores, de pasión, de vida, me parece una narración muy creativa, claro que viniendo de ti, eso es lo normal. Un besote y mi deseo de un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Una muerte así no tiene tamaño, igual que tu maestría en el relato...
    Un besote púrpura

    ResponderEliminar
  15. que lindo relato! vine un poco tarde, pero no dejé de quedar maravillado ante la ingeniosidad de los colores ! :D besos amiga!

    ResponderEliminar
  16. Una gra variedad de pequeñas muertes, muertes diarias, esta llena de colores, la muerte en la entrega final de la creación. Como siempre una siembra de matices, dejandonos enganchados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. SU PEQUEÑA MUERTE ES UN CONSTANTE RENACER. UN COMULGAR EN COLORES CADA UNA DE LAS TRANSFORMACIONES QUE EXPERIMENTA NUESTRA VIDA. HERMOSO.

    ResponderEliminar
  18. Delicioso relato.
    Me encantó conocerte y compartir contigo unas pocas horas. Espero que nos volvamos a ver. Te enlazo en mi blogroll. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu matíz...