miércoles, 16 de marzo de 2011

Este Jueves un relato: "EL Concierto"


Tras el empolvado rostro se escondía, recorría los pasillos, llenos de ese silencio tan especial, solo se oía el crujir del tafetán de tan magnifico vestido, realizado especialmente para aquella ocasión... rojo, eligió el rojo...

Sus movimientos estudiados, pausados, templaban siempre su carácter antes de un concierto. La luz penetraba por aquellos grandes ventanales, acariciando su tez, no hay reacción alguna, los rayos  daban color a su piel, sonrosando sus hombros en un último y díscolo atrevimiento. Justo en aquel último ventanal paró, en seco. En ese preciso instante une sus recuerdos del pasado al presente volando su imaginación, ha vuelto a ese primer día.

Puede ver aparecer de entre los jardines a un hombre que aborda la calle principal, al que acompaña una pequeña, vestido como se requería para tan especial evento, fija su recuerdo en la niña, viste un abrigo rojo y un lazo de tafetán corona su pequeña cabeza en un mismo color intenso, rojo. Ella se emociona, sus manos se agarran con fuerza al traje, provocando un crujir en la tela, cierra sus ojos necesitaba borrar esa imagen... abatida, apoya su cara en el cristal en un último ejercicio de olvido...

Se incorpora, coge aire, afina su compostura, mira su  traje donde quedaron marcadas sus manos... Sus manos, las mira y  una lágrima se desliza por sus mejillas, decide seguir su camino  por aquel largo pasillo. En ese momento una voz infantil resuena  dentro de ella...

- Uno, dos, tres..., doscientos..., doscientos cincuenta-  vuelve a parar en seco. Sí, eran los pasos que distanciaban aquel gran pasillo de la escalinata... aunque también podría ser el sonido seco que marcaba el metrónomo en su compás, en aquella olvidada y vieja casa en "El Trastevere", donde iniciaba sus clases de canto.

Toma aire, aborda la escalinata, es su gran día,  recogió su traje levantando su falda, dejando sus pies al descubierto y comenzó a bajar, liviana, elegante.  La otra mano la posa en un gesto sutil y delicado en el pasamanos  rozando este, tuvo la misma sensación que años atrás, suave, fuerte, cálido. Reparó en el silencio, de un lugar donde entre sus paredes se encontraban las notas perdidas de cantos y tocatas anónimas, secretos de madrugada, cómplice  de su intimidad.

Ya entre bambalinas, se enfrenta al escenario, entra,  los aplausos, el público se levanta, esboza una sonrisa amable,  ensayada,  comienza a andar, el silencio y su traje se conjugan en una graciosa armonía ... casi etérea llega al centro del semicírculo,  desde allí su mirada se alza y en un gesto gradual saluda a los palcos, la deslumbran los dorados monócromos mezclados con los destellos multicolor, de los mil cristales de esa magnifica araña central...

Repasa visualmente sus partituras, endereza su espalda, dando espacio a su diafragma, llena de aire su cuerpo,  cierra sus ojos, junta sus manos. En un gesto inapreciable con su  cabeza, da el beneplácito al director, este levanta sus manos, alza su batuta y el espacio se llena de música, la orquesta abre el acto magistralmente, ella deja que los primeros compases penetren en ella, en un acto de amor incondicional, mide las caricias en entonaciones vibradas...

Al final, cuando el silencio va adentrándose despacio, acompasado en el espacio musical, se escucha en el  auditorio una voz que irrumpe.

-¡¡Bravo!!, ¡¡Braviiisimo!!,- abre sus ojos mira a su alrededor, y allí en la octava fila, difuminado, ve a su público, siempre el mismo e incondicional, su compañero Mateo que desempolva los asientos...

Ella se sonríe, separa la escoba de su cuerpo y en un gesto sin igual, recoge su bata delicadamente , inclina su cuerpo y agacha su cabeza, saluda a su público, no sin antes reparar en la primera fila, allí está su padre y ella con su gran lazo de tafetán rojo, esa niña,  se prometió que algún día cantaría en ese escenario...

Terminada la audición, mete su escoba en el carrito,  rojo, apaga el radio cassette y enfila el pasillo empujándolo, de fondo se  conforma en sonidos de  graciosa armonía, el arrastre de las ruedas y el chocar de los productos de limpieza con los cubos, conjugados con el silencio sepulcral de aquel, "su auditorio"...  

Sonríe a su compañero y le dice "con cierto desconcierto"...
-Vamos Mateo, "es tiempo de decir adiós", por hoy se terminó, mañana será otro día...

"Quando sono sola
sogno all’orizzonte
e mancan le parole.
Si lo so che non c’è luce in
una stanza quando manca il sole.."

Matices




Mas conciertos en el blog de Gus

24 comentarios:

  1. Querida amiga, ¡¡¡¡¡¡ que belleza!!!!!!
    He ido corriendo al compás de cada flashback, viendo las distintas escenas, sus colores, oyendo los distintos ritmos de respiración, fuera y dentro del escenario, el nudo en la boca del estómago por nos nervios, el fru-frú de la tela del vestido...
    He respirado hondo contigo, ciega por el centelleo de la araña de cristal de strass...

    Y al fnal te he visto marchar, erguida, majestuosa con el carro de la limpieza, oyendo al fondo los aplausos del público...

    Eso se llama soñar... Y soñar es vivir.
    Enhorabuena!!! sabes vivir...
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Maravillosa forma de ponernos en escena y vivir con el personaje sus nervios, la musica y todo con es forma tan bonita que has descrito.
    Primavera

    ResponderEliminar
  3. Medea que no te engaño, que no, que tengo los pelillos de punta. Ayyyyy!
    esos sueños rotos, esa ilusión perdida. Pero ahora quiero pensar que realmente es una estrella.
    Besos vestidos de rojo tafetán.

    ResponderEliminar
  4. Perdoname te cambié el nombre Matices de colores. Me dí cuenta al darle al enterrrrrr.

    ResponderEliminar
  5. GENIAL
    me has embobado hastas el final
    muy bonito, si
    Gracias por todo

    ResponderEliminar
  6. Nos paseas por los preparativos de una diva, nos presentas sus recuerdos y nos haces desear su triunfo, cuando de verdad su verdadero triunfo es ese Mateo, compañero fiel para el que ella se prepara y canta. ese es su triunfo el seguir encantando a su pareja dia tras dia.
    Precioso relato, Matices, con un giro inesperado que lo hace mas humano todavia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno !! Un aplauso largo y cerrado para tu concierto. Me gustan tus descripciones y el giro final. Todos tenemos un teatro imaginario donde jugamos a ser otro personaje, tú lo has descrito muy bien acompañando a tu diva. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Ahhhhhhhhhh, sorprendente relato, cuando estaba ya embobada sintiéndome una diva vestida de rojo a punto de cantar me despiertas de un batacazo y me pones una escoba en la mano, has bordado el jueves, si señor, muy trabajado en las descripciones, contagioso en las sensaciones y con un fantástico final que nos deja sin aliento, perfecto diría yo, miles de besossssssssss

    ResponderEliminar
  9. Todas llevamos una diva en nuestro interior... y esta, puede desvelarse ante un gran publico, o, por el contrario, en lo privado; para seguir manteniendo encendida la llama del encanto.

    Me ha encantado el giro que le has dado a tu relato, justo cuando esperabamos lo contrario.

    ¡¡Felicidades!! y besos.

    ResponderEliminar
  10. Me has emocionado, sorprendido, embrujado...Matices, aplauso.
    "Lo sé, no hay luz en una estancia cuando falta el sol..."
    Nooo, se equivoca la mujer de rojo, triunfa en los sueños, se alza el telón de la mágia, suenan !bravo, bravísimooo! Un bravo para esta mujer iluminada de sol como focos en la noche del estreno, un sol interno color rojo.
    Es una joya tu relato, el poder del querer y la aceptación de la realidad sin abandonar los sueños.

    ResponderEliminar
  11. Precioso relato con unas grandes descripciones y un final muy inesperado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Precioso. Toda una historia en extracto. Entristece pensar que su condición no le da oportunidades a pesar de sus dotes.
    Me ha encantado.
    Un beso
    Mariví

    ResponderEliminar
  13. Plas, plas, plas, son aplausos Matices, aplausos muy merecidos, me habías metido dentro de la gran diva, y he salido encantada del cuerpo de una maravillosa mujer de carne y hueso, la cual no ha perdido la ilusión de soñar cada día. Me parece una joya de relato, lo he disfrutado mucho. Besitos.

    ResponderEliminar
  14. Muy bueno. Ha habido casos, p.ej Cristopher Cross, he escuchado era trabajador de unos estudios de grabaciaon, admiraba a los grandes que veia pasar por allí y finalmente tuvo su momento.
    Fenomenal y sorprendente relato, bien jugado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Preciosa historia de un sueño perseguido durante toda una vida. Los sueños nos evaden de la realidad y nos hacen sentirnos vivos. Nos permiten vivir, sumergiéndonos en ellos,la vida deseada.
    Tierna y bella historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Esta canción que canta Andrea Bocelli me hace llorar. Si me emociona hasta lo más intimo!
    Estoy profundamente conmovida Matices con tu relato! No podrías haber creado mejor clima para esta soñadora. Un clima de lujo, de esplendor. Me llevas a lo largo de tu narración de la mano, sin apuro, saboreando los colores, escuchando los sonidos, sin pausa hasta su desenlace. Rematado magistralmente por tu mano maestra.
    Te aplaudo de pie. Me ha encantado!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. "Querida amiga, ¡¡¡¡¡¡ que belleza!!!!!"...así se expresa luna...yo para decir lo mismo he de decir...cullonsss, maticess, este relato ha sido la hos...
    y así me quedo tan agustito, tan agustito como la fregaora esa...como esa cantante divina. pues es ella misma las dos cosas....a la vez. y lo es por que, condenada matices y tu buen escribir..lo es así, por que así me lo has hecho sentir...
    un medio beso.

    ResponderEliminar
  19. ¡Extraordinario haberse puesto en el lugar del gran artista.
    Soy partícipante junto con tu protagonista de un montón de sensaciones!
    Solo sobre un escenario, algo así era imaginable....
    Algunos sentimientos se abren en mi mente, camino de mi corazón si ha existido música de Opera.

    Tésalo

    ResponderEliminar
  20. Y es que los sueños son mas fuertes, te llevan para atrás en el tiempo o te ponen en el lugar de una gran diva aunque solo seas la señora que limpia.
    Tal vez ... algún día ella esté realmente en ese escenario no para limpiarlo y soñar, sino para deleitar al público.
    Me encantó tu relato
    un abrazo

    ResponderEliminar
  21. hermosas palabras para cada acto de la pieza a ejecutar... romántica sensación de palabras en otro idioma sensual... besos!

    ResponderEliminar
  22. Mantener la ilusión, aunque sólo sea eso, pero es lo que tú has conseguido maravillosamente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Cuantas maravillosas voces nos perdemos de oír, por cuestión del azar de la vida.

    Ella se conforma tiene su auditorio, su fiel Mateo y nuestro aplauso.

    Besos soñadores.

    ResponderEliminar
  24. Hola, espero que no te moleste eso, pero quería comentarte que hasta
    el próximo 31 de Marzo de 2011 se encuentra abierto el plazo para la
    inscripción en el "II VillaBlog - Comarca de Doñana".

    El "II VillaBlog - Comarca de Doñana" es un encuentro de Blogs que se
    celebrará el próximo día 9 de Abril en Rociana del Condado (Huelva) al
    que asistirán personas interesadas en el mundo de los Blogs (tengan o
    no tengan uno) y que servirá para formarse, dar a conocer tu blog y
    pasar una jornada de convivencia en un enclave rural con actividades
    muy variadas. Puedes encontrar más información e inscribirte en Villablog.es

    No te lo pierdas!!

    ResponderEliminar

Tu matíz...