jueves, 7 de junio de 2012

Este jueves, relato: Relato encadenado...



Durante el camino hacia el convento, Jenaro no dejaba de jugar con sus pensamientos las imágenes de los últimos acontecimientos se agolpaban en su mente. Aquel mapa y lo que escondía en su interpretación eran como un desafío, como en su día lo fue Marta, tal vez por eso se lo dio... y lo de Sonsoles ¿monja?, claro que estaba en Avila y Santa Teresa tenía mucho tirón..., pero ¿la bruja?, era como un mal sueño, un giro surrealista al mismo surrealismo...

Casi sin darse cuenta había llegado a la puerta del Convento de Carmelitas Descalzas, el portalón rudo y tosco remataba aquellos muros de los que ya dudaba que sacara alguna información. Su estomago bramaba de hambre en el silencio del vehículo, pero tenía que conseguir hablar con Sonsoles antes de que fuera tarde, el tiempo corría en su contra. Bajó del coche y miró a su alrededor, aquel inhóspito lugar tenía un halo de misterio a la vez que una profunda paz, fue cuando observo que el torno que había a la izquierda de la puerta se entornaba... y se acercó, alguien musitaba algo.
-Ave María Purísima- escuchó una voz que le resultaba familiar
-¿Sonsoles? ni de monja se te pasa una... amiga- le contestó entre sorprendido y pasmado
-Marta vino a verme, llevo tiempo esperándote- en ese momento a Jenaro le recorrió un escalofrío por todo el cuerpo...

Y seguimos en....EL Blog de Any

27 comentarios:

  1. ¿Así que Marta lo tenía todo preparado?.Bueno pues veamos que le dice la brujita monja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, por lo menos no era de clausura, a ver qué sorpresa nos depara sor Sonsoles jajaja
    Besos...

    ResponderEliminar
  3. ¡Guau! Qué interesante. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Verdaderamente surrealista. No sé yo, quién lo tendrá mejor planeado, si la buna de Marta, o la bruja de Sonssoles.
    Un placer leerte.
    Un abrazo desde la ventan.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, vaya! jamás imaginé llegar a un convento a buscar una bruja que se convirtió en monja! Encima, Marta parece que está más involucrada en el tema de lo que pensábamos.
    Todo un misterio que vengo siguiendo y me tiene super divertida!
    A seguir la ruta...
    un beso:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. ya casi sólo me faltas tú para disculparme de no poder mantener el hilo en este cadáver exquisito que habéis montado, De cualquier manera ha supuesto un esfuerzo para cada juevero hilar el tema

    ResponderEliminar
  7. Bien! por tanto podría ir directa al asunto que J. se traía a mano.

    un saludo

    ResponderEliminar
  8. nooo jejejej...si ahora va a resultar que Marta es de otra galaxia jejejeje...super divertido este cadáver exquisito que vamos desmadejando!
    Se ha puesto muy loco!jajaja
    a ver con qué nos sale Any ahora!

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. no?? cmo es posible que marta esté ahi? como te enteraste que estaba marta en el relato!?¡? yo ni enterado estaba de todo esto cuando escribi...que bueno! jajaa... muy divertido! saludos! sigo con la hitoria!

    ResponderEliminar
  10. Pues al final va a resultar que Marta no era lo que parecía, ¡que engañada me tenía! ¿y si al final formaba parte de la mafia rusa?
    Sigo leyendo a ver como acaba
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  11. Matices, acabas de ponerme en guardia, Marta y Sónsoles conchavadas, Jenaro entre infinitas dudas, ¿será de la mafia rusa la monja de clausura?
    A estas alturas del delirante relato, me lo creo todo.
    Voy siguiendo y dejo besito intrigado.

    ResponderEliminar
  12. Marta parecía que desaparecía pero va a resultar que no es tan inocente como daba a entender al principio.
    Pero es verdad que la historia coge miga..
    Sigamos que esto parece la montaña rusa de Ávila.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. De manera que el encuentro entre Marta y Jenaro el de la nariz de payaso no fue casual, sino que estaba preparado. Y Marta compinchada con Sonsoles jejeje
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Vaya con Marta! qué bien conocía a Jenaro, queda demostrado que aquella vez del parque no fue un encuentro fortuito. A ver que dice Sonsoles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Pues sí que ha progresado la tal Sonsoles, ahora es la recepcionista del convento. Y la Marta, no sí yo ya pensaba que había gato encerrado con esta mujer tan caritativa. Sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  16. Aqui se amasa más que dulces yemas y manatecados de canela .... sigo.
    Besos intrigadisimos.

    ResponderEliminar
  17. ¡Que fuerte! Ahora resulta que Marta ya había estado antes allí, menuda mujer, no se le escapa ni una, va siempre por delante del pobre y asustado Jenaro. Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Marta y Sonsoles. Dos mujeres en la vida de Genaro. Y resulta que se conocen, que han hablado de él, que Sonsoles lo estaba esperando. ¿Para qué?, seguimos leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Anónimo6/08/2012

    Juro por Snoopy que BLOGGER ME TIENE HARTAAAAA!!! borrándome los comentarios.

    Decía que por fin me entero como empezó la historia! cuando me llegó tu parte no tenía idea de como seguir, es como escribir a tientas.
    Me voy a lo de Maria Jose
    un beso

    Soy Any de Remando

    ResponderEliminar
  20. Jajaja, me lo estoy pasando pipa con la lectura de los relatos como la de los comentarios, es una panzá de reir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Hola bonita, primero decirte que me encanta tu blog y que te sigo me encanta cada palabrita yo también tengo un blog y me haría mucha ilusión que me siguieras y que comentaras:
    http://elcuadernodecristal.blogspot.com.es/ te espero guapísima.

    ResponderEliminar
  22. Interesante...sigo en el otro blog. me encanta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Van apareciendo más personajes, se va enrollando de una manera atrapante, en qué terminará???
    Sigo a ver que pasa, pero hasta ahora me encanta!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. con la sagacidad que me caracteriza jajaja acabo de deducir que es una historia que se sigue de blog en blog verdad? a ver si encuentro las piezas XP. Tú no busques, el besote aquí mismo

    ResponderEliminar
  25. Las vueltas que da la vida, o sea que Marta y Sonsoles eran colegillas y jugaban al desconcierto ¿no?
    Pues anda queeeeeeeeeeeee
    Esto es un novelón, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  26. En lugar de leer "el portalón rudo y tosco" leí "el pantalón rudo y tosco"
    Imaginate si ya no entendía mucho, a donde se me fue a parar la cabeza...jajaj

    pero no...después leí bien y el giro que le diste, está muy bueno.
    Sigo viaje, a ver con qué me encuentro...


    besos y prontito nos vemos!!!

    ResponderEliminar

Tu matíz...