miércoles, 14 de marzo de 2012

Este jueves, relato: El cine en el recuerdo, una historia de dentro a fuera

Tenía una sensación extraña, recordaba  cuando le ofrecieron el primer guión para un casting años atrás, ahora la intranquilidad se había apoderado de él, sabía que no las tenía todas consigo... Se colocó en el centro del espacio, hojeó por última vez aquel libreto que había bebido como si de un buen licor se tratara; quemó su garganta en primera instancia, se apropió de su estómago en segunda y por último… respiró hondamente cual principiante e inició el diálogo con su compañera de reparto. Fue cuando para sorpresa de todos un hilo de voz fino sin fuerza salió de su garganta, a la vez que los gestos hasta ahora acompañantes de su singladura aparecieron desacompasados con la escena. Se veía torpe y esperpéntico y notaba la  incredulidad entre los asistentes en el patio de butacas, era de los galanes con mas solvencia del cine mudo y no lograba transmitir, ni su voz, ni sus gestos antes coherentes y entendibles ahora daban lógica al diálogo

Los casting siguieron, puertas que se abrían y se cerraban en un mismo gesto. Pudo observar desde bambalinas la decadencia de los artistas de su género, unos por sus voces chillonas, desagradables, otros por la interpretación. Ya no valía ser una sonrisa bonita o un galán engominado y de aduladora mirada, ni la mas terrible y mirada maligna. Algunos sin querer ver la realidad pensaban que solo se les pedía que mostraran sus voces,  eran mudos intentando sacar la voz de dentro  y en aquel  intento infructuoso perdían la congruencia.
Aquel al que quemó la garganta en su primera intención decidió que era el último casting, no asimilaba su propia decadencia, la aparición del sonoro lo había relegado al anonimato, de estrella a nada. Su mano sentenciaría el dolor que le corroe dentro de su corazón y provocaría el fin mudo de una película escrita en matices reales... y es así que algunos se dejaron llevar por la sensación de fracaso terminando sus vidas en psiquiátricos o suicidios, otros simplemente empezaron una nueva vida, fueron las consecuencias de la entrada del cine sonoro.

Y si hacemos memoria, recordamos a nuestro Harold Lloyd que pierde su sonrisa dulce y ansiada pues su comicidad ya no gusta, es relevado entre otros por los Hermanos Marx, dinámicos y ocurrentes;  La Divina, tuvo la sensación de estar en un lugar que no le pertenecía, aún así accedió al cine sonoro; Valentino, falleció antes y quedó como mito, ¿quién sabe si salió ganando? y Chaplin ¿qué me dicen de él?.

Mudos, se habían quedado mudos, privados de palabra... por orden del guión y del progreso. Nada fue voluntario,  quedaron minusválidos en su propia profesión la única que conocían; la del gesto lleno de sentimiento y las emociones puestas al servicio del espectador... Esto podría ser un homenaje a los "inadaptados o desechados del sonoro" que tantos buenos ratos nos dieron y no por sus palabras, sino porque en su carencia de voz,  pertenecieron a lo que hoy conocemos como "La era inicial de la historia del cine".

Matices

La taquilla del multicines en el Blog Neogéminis

25 comentarios:

  1. Has plasmado el cambio con gran gusto. lo cierto es que el cambio del mudo al sonoro debio ser traumatico para la mayoria de los actores del momento debió ser mas que un cambio técnico un cambio conceptual.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. jejjeej te vi y me adelanté a enlazarte!...después paso y te leo!
    Beso

    ResponderEliminar
  3. No era facil expresar sin palabras, pero llego el progreso que sepultó a unos y pavoneó a otros. Se perdió parte de la mgia, (a cambio tenemos a Richar Gere) Fuera de bromas....que fantastico recorrido por el celuloide nos has dado.
    Un besazo, morena!

    ResponderEliminar
  4. Ay, esta semana sé que me váis a tocar la fibra sensible ... Mi Harold Lloyd. Y el Buster Keaton cuyo cartel me acompaña.
    Tu relato me parece estupendo, mirando de lejos, para reflejar esos cambios que implican nuevas habilidades y dejan fuera de juego a tantos triunfadores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Ahora sí, acabo de leer tu texto y me parece genial que nos hayas retratado ese momento particular de la historia del cine donde se incorpora el sonido y los grandes actores del cine mudo entran en decadencia. Muy emotivo.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Después de tanto esfuerzo por ser capaces de transmitir sin palabras, la voz los desplaza...

    ResponderEliminar
  7. Fue un cambio brutal para muchos grandes artistas de la época. Muchos intentaron adaptarse con poco éxito, otros lo pagaron caro y alguno supo sobrevivir.
    Los tiempos no los marcan las personas ni su talento, los marca el porpio tiempo con sus cambios, Saber adaptarse es fundamental.

    Unabrazo

    ResponderEliminar
  8. De eso trata la peli francesa del Oscar: The artist.
    Un mundo gestual, blanco y negro, da paso a un mundo sonoro y más tarde a todo color.
    En "Cantando bajo la lluvia" se aborda ese momento con la genialidad de la comedia, pero para muchos fue un drama, el the end de sus carreras.
    Chaplin rodó "Monsieur Verdoux" en sonoro, parodia amarga de Landrú, parábola de aquellos tiempos después de la crisis del 29 y poco antes de la Caza de Brujas que se veía venir. Chaplin supo hablar en cine, olvidado el hombrecillo entrañable del bombín.

    Muy bien matizado tu guión, sobre un tema importante del cine que a todos nos fascina. En definitiva, todo cambia, el cine tambien, pese a quien pese y por doloroso que sea. Gran invento el cine musical.
    Besitos muchos.

    ResponderEliminar
  9. Recordé la película de la vida de Chaplin, que también remarca cuando comenzó el cine sonoro y toda esa sensación que se le vino encima. Frente a los cambios el miedo a lo desconocido produce en algunas personas un anejamiento.
    Que bien lo has plasmado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Debe haber sido terrible el cambio, algunos lo superaron (creo que Chaplin pasó la prueba, aunque personalmente prefiero a Keaton por sobre Chaplin) otros quedaron en el camino.
    Con Valentino quedó la duda, a saber como sería su voz.

    Me dieron ganas de ver El Artista, que le vengo escapando justamente porque es muda.
    Buena reflexión sobre uno de cambios mas fuertes dentro de la historia del cine
    un abrazo

    Me encantó la palabra "esperpéntico" jajaja!

    ResponderEliminar
  11. Tienes razón. Eso se ve reflejado en esa película francesa que ha ganado cinco oscars. El ídolo de masas se convierte en un fracasado cuando comienza el cine sonoro, no lo asimila y poco a poco queda relegado.
    Todo cambia y te tienes que adaptar a los nuevos tiempos sinó mueres.
    un bonito homenaje
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. estaba comentando hoy con san que hace unos jueves las ideas fueron dispares, me refiero a las ideas que luego pusimos por escrito incitadas por un tema x...y me he acordado de esta parte de mi conversación, por que de inmediato la niña nieves me ha llevado a ella. ¡acaso no ha tenido la niña nieves la genial idea de hablar de los silenciados por la sonoridad del cine?
    y ahora me sonrío..sí, me sonrío por que a veces me parece me has dicho que tiendes a los textos tristes...eso me parece...que ya sabes que uno es como el olvido mismo...pues bien, en siendo este triste, es a al vez mágico...por que la magia también existe en el fracaso de las carreras de unos actores...al menos cuando tú lo has expresado con estas palabras...espera que releo...
    aja.mira, por ejemplo esta frase y en este contexto me parece requetechulaaa:" Nada fue voluntario, quedaron minusválidos en su propia profesión la única que conocían..."
    medio beso, nieves.

    ResponderEliminar
  13. Ufff, ¡que penilla me ha dado! La verdad es que yo no he visto cine mudo, pero el relato me ha gustado, aunque sea un poco triste, me parece un buen homenaje a los actores de aquella época. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. expresión gestual, contra convicción por la palabra, dos maneras de acercarse al mundo cerrado del espectador, que observa y constantemente pide más y mejor

    ResponderEliminar
  15. De los relatos que llevo leidos hasta el momento, el tuyo es sin duda alguna, el que más me ha gustado. Describes magníficamente ese momento de ruptura con una forma de hacer cine basada en la imagen y en el gesto.Muchos actores vieron como su mudez se convertía en eterna, incapaces de aportar la voz a su trabajo de actores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. un gran cambio dentro del cine... quizás uno de los más importantes... un abrazo!

    ResponderEliminar
  17. me ha encantado la voz que has puesto a aquel mundo silencioso pero también pienso que si no se hubiese llenado de voces no habríamos aprendido a cantar bajo la lluvia y nunca nos habría quedado París... Un beso en blanco y negro (en las opciones puedes cambiarle el color, el sonido, el idioma o buscarle una alternativa tipo abrazote XP)

    ResponderEliminar
  18. siii muy buen relato y en realidad muy cierto, cuantos artista de aquella época no supieron que hacer ni como reaccionar ante la tecnología del cine sonoro... pero debo decir que también el cine mudo era realmente un arte de gestos, emociones, movimientos y sentimientos...

    ResponderEliminar
  19. La evolución incesante que ha tendí el cine deslazó esa forma de actuar pero fijare ahora la mayoría de los oscars se lo ha llevado una película muda, estaremos volviendo?
    la vida...
    Besos

    ResponderEliminar
  20. La verdad que ese cambio debió ser un choque fortísimo, expresar con los gestos lo que la voz, la palabra no hacía era realmente un trabajo interpretativo increible y de pronto
    de dioses a plebeyos.
    Lo has ido marcando muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Al final este cambio que fue un avance para nosotros, para algunos actores fue un final de sus carreras. Que triste que hayan sido relegados u olvidados, sin haber sido justamente reconocidos.
    Yo creo que merecen todo el reconocimiento por haber sido protagonistas del comienzo de un arte maravilloso, que no necesitaba de las palabras en aquel momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Genial relato Matices! merecidisimo recuerdo y tributo por otra parte, no son olvidados, persisten en las retinas de los coleccionistas y sibaritas de todo el mundo. por suerte queda testimonio de estos desheredados.
    Te mando un gran beso

    ResponderEliminar
  23. Qué cruel el ser humano... qué vano y que cruel. Una imagen: un dios. Una voz: el olvido. Y asi todo, a cada paso, tan volubles e inestables.

    Así en el cielo como en la tierra?

    Ojalá que no.
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Este punto de vista del cine me ha gustado, el de los actores que quedaron relegados después del cine sonoro. Menos mal que el invento de los hermanos Lumieré iba a dar poco de sí, fijate cuán equivocados estaban.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Pues poco se puede matizar esta vez querida, pues tu relato plasma muy bien lo que tuvo que acontecerle a esos actores y actrices mudos.
    Pero como es la vida la ganadora de este años en los Oscares es, "The Artist" película francesa, muda y en blanco y negro.

    Muy bueno tu punto de vista, totalmente desde dentro Nieves.

    besos cinefilos

    ResponderEliminar

Tu matíz...