miércoles, 7 de marzo de 2012

Este jueves, relato: "Algo sorprendente"





Julio era  un jubilado que dejaba caer los días del calendario disfrutando de lo poco que le daba la vida, vivía en una soledad buscada a la cual acariciaba acompañado por su afición, el cine, el de sus tiempos, como dice él, en blanco y negro y sin contaminaciones extrañas.

Había una actriz que lo traía loco,  acudía siempre que pasaban películas de ella en la filmoteca.  Ese día se comportaba como adolescente enamorado, su traje cruzado de mil rayas, su clavel reventón en la solapa, el mejor de sus bastones que acompañaba en brillo a sus lustrosos zapatos y por último su sombrero objeto de coquetería, pues poco pelo alumbraba ya su cabeza, un dandy de tiempos pasados así le gustaba verse.

Hoy estaba especialmente inquieto, revuelto, no paraba en su butaca de la fila siete, asiento doce, fue  cuando las luces se apagaron y empezó la película…Y ahí estaba ella, su halo de actriz de los años cincuenta le invitaba a parodiar internamente historias de cine, de momentos anhelados y soñados en versión cinemascope. Le gustaba meterse dentro de aquel film cual actor principal...aunque la startlet nunca deparó en su presencia. Él ya metido en su papel se veía en el café con su  diario, su cortado con leche fría y aquella invisibilidad que magnificaba el momento, en aquella escena se encontraban los dos.  Siempre soñó en que ella se fijara en él, pensó que pertenecer a un mismo entorno durante tiempo lo haría formar parte de él y tras esa premisa perdería su invisibilidad, la idea le emocionaba.  Aquel día algo inesperado ocurrió, ella si deparó que algo faltaba en aquel  encuadre,  se paró justo donde la imaginación se aliaba con él. No entendía la sensación que la poseía, era como de espacio incompleto, se quitó las gafas como si eso le diera una perspectiva mas real buscando bucear en la realidad de sus sensaciones.

- Si, era como la imaginaba ... -Él atónito la observaba y se decía que aquello no seguía el guión establecido, para su sorpresa ella salió de la pantalla en un halo de luz que lo deslumbró se acercó altiva y garbosa a su asiento, él se levantó y la saludó elegantemente…
Julio, llegó la hora ¿quieres acompañarme?- le dijo ella mirándolo a los ojos- Y en ese momento a él se le encogió el corazón, y con la mirada vidriosa le dice,
-Si Rita, te esperaba ha llegado el anhelado momento-, le ofrece su brazo y lenta y pausadamente al paso de Julio desaparecen de escena. Atrás quedó la butaca de Julio, hizo su mejor papel estelar junto a Rita en un cielo plagado de estrellas...


Matices


Mas sorpresas inesperadas o anheladas en el Blog de Any



21 comentarios:

  1. Guau, que suerte la de Julio. En mi adolescencia me enamoré de Rita pero nunca logré nada (confieso).
    Me gusta, es una "La rosa púrpura de El Cairo" más cercana, más humanizada.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  2. Hola Matices:
    Julio me hizo recordar a un fallecido profesor mío de la Universidad, es que lo describiste vestido a la perfección. Aunque no sé si él tenía a su starlette de turno. Tal vez si...
    Hermoso final
    Abrazos
    Wendy

    ResponderEliminar
  3. Ainnns, he pensado exactamente lo mismo que Juan Carlos "La rosa púrpura del Cairo" W. Allen.

    De la pantalla sale Rita para darse un garbeo con el galán. Tardó la cita y la sorpresa, pero, uyyy, mereció la pena.
    Mereció la pena tu fascinante relato, cinematográfico como la vida misma soñada.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Quién dice que la magia no existe?. Tu relato demuestra que sí, que existe, que la fantasía hecha realidad está presente en el corazón de los que aman con la intensidad del afortunado dandy de tu historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. nopienso mencionar la peli...pero sí que voy a mencionar el milagro d ela imaginación, sí que voy a mencionar que ese ilagro puede llegar tan lejos como a otros mundos, como al mundo del celuloide, como al mundo de una época pasada, como al mundo ya inexistente del pasado...la imaginación puesta al servicio del anhelo, puesta al servicio del deseo, a veces,. puede conseguir lo que se proponga..incluso, sin ella advertilo, un buen día es escuchada desde el límite, desde el horizonte donde está fijada y...
    ay, nieves, yo quiero ver una peli donde mis deseos se cumplan con tan sólo desearlos...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito! ¿quien no ha soñado alguna vez que forma parte de una película? o que nuestro actor favorito sale fuera de la pantalla, Aquí el sueño se le cumplió a Julio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Que bonito Nieves.

    es un tierno relato de edad y amor, un nopasanunca, pero esperosiempre.
    Seguramente ambos brillan en el estrellato que no requiere fama, nio edad ,ni diferencia de clases.

    Me ha emocionado.

    Un abrazo de cine.

    ResponderEliminar
  8. es lo que tiene estar hechos del mismo material que los sueños, que a veces no sabemos si soñamos lo que vivimos o vivimos lo que soñamos... precioso Matices : )
    aainss te relleno el cubo de las palomitas de besotes

    ResponderEliminar
  9. El final me gusto y da para varias interpretaciones. Lo primero que pense fue que ese senior fallecio mientras veia la pelicula y soniaba con su actriz querida.

    ResponderEliminar
  10. A mi también me ha venido a la mente la película "La rosa púrpura del Cairo", aunque en tu relato los personajes se encuentren en el cielo, en realidad tus relatos siempre tienen un final sorprendente, esa es tu especialidad, jejeje, valdría cualquiera para este jueves, miles de besossssssssss

    ResponderEliminar
  11. Personajes que salen de la pantalla para mezclarse con la realidad, o una realidad mezclada con fantasía. Creo que es inevitable recordar la película de Woody Allen "La Rosa Púrpura del Cairo", pero yo también le encontraría una buena semejanza con la última del genio de Manhattan, "Midnigth in Paris".
    Los sueños y la realidad entremezcladas, ¿quién no la ha deseado alguna vez?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Las divas del cine de B/N tenian algo especial intangible. El detalla de "llegó la hora" me indce a pensar que pasó a disfrutar eternamete de la compañia de sus idolos cinematográficos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Que envía me da Julio, ojala me pasara a mi con mi Richard Gere, subir con el en su moto, como en "Oficial y Caballero".

    Tu magnifico relato me trae recuerdo de la peli "La Rosa Purpura del Cairo" de Woody Allen, la protagonista se llaman Cecilia, desde luego pensaba en mi jajajaj!!!

    Besos sorprendidos

    ResponderEliminar
  14. Fíjate como se busca la soledad y a la vez la imaginaria compañía para no estar sólo del todo. La ilusión de un amor perfecto de pantalla... ese ídolo que da calor cuando se le necesita y cuando no, pues apago la pantalla o no va al cine.

    Un beso, compañera.

    ResponderEliminar
  15. Sacar el actor de la pantalla, para que viva en el mundo real, o a la inversa, quien pudiera tener cinco de esos minutos para elegir una pelicula y meterse en ella,
    ¿ como se vera el patio de butacas desde alli ? Bueno eso lo saben bien los actores de teatro ¿verdad Matices ? Me gusto leerte, me hiciste soñar, gracias guapa...Besos Lucia.

    ResponderEliminar
  16. alguna veces he deseado algo así, no que se dignara una belleza de mujer fijarse en mi, si no en ser parte de una historia, de una película, sentirme parte de un sueño...

    ResponderEliminar
  17. Si esto me pasa me caigo muerta, madre mia alli sentado y de la pantalla sale su idolo, su amor, su estrella a por él. Menuda sorpresa y menudo viaje.
    Precioso Matices.

    ResponderEliminar
  18. Estas cosas suceden de vez en cuando, cada vez que vemos una pelicula, porque soñamos despiertos.
    Y eso es lo mejor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Los sueños, las ilusiones, la sorpresa detonante de tantas emociones...
    Un precioso relato, que nos conmueve y nos hace soñar también a nosotros desde nuestro asiento
    besos!!

    ResponderEliminar
  20. La verdad me gustaría que me pasara lo mismo con Brad Pitt por ejemplo jajaja.
    Un relato muy tierno, la imagen del protagonista es clara y dulce.
    Me encanta que al final pudiera concretar su sueño, y que se llevara una sorpresa agradable, aunque fuera lo último que le pasara.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno Nieves, una sorpresa realmente vital. Un sueño hecho realidad, ante la propia sorpresa y supongo que ante la de los demás.

    Texto impecable, que emociona leer.

    Besos

    ResponderEliminar

Tu matíz...