miércoles, 24 de agosto de 2011

Suena para ti...


Caricia de  sensualidad,
 que recorre en acordes
de entregas 
a la voz sinuosa y profunda
de quien la hipnotiza...

En su recorrido ronco,
se desliza atrayente, 
acariciando el  ritmo
de las notas perdidas,
en el ego dolido.

De sinuosas curvas,
ahoga su sonido,
en excitación destilada,
acomodada en sentidos de entrega,
y  notas entre partituras...

Acomete su melodía muda
 creada para deslizarse en caricias,
 mezcla conjugada en humo,
 de matices realzados
y livianos sucedáneos nocturnos.

Metal en destellos dorados,
Flor desojada, que acomete los pasos,
como vagabundo busca su camino.
Suena una trompeta,
acordes  rotos sumidos en placer.

Matices

6 comentarios:

  1. Si yo fuera vagabunda (magamunda, como decía una amiga) no buscaría caminos, pasarían bajo mis pies sin que yo les divisase...

    Besito.

    ResponderEliminar
  2. Algo tiene el Jazz, mezcla de sentimiento, desgarro, marginal...., algo especial que siempre toca el corazón.
    Precioso tema para acompañar un precioso poema.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad acabas de hacer, has unido maravillosamente la voz que canta con las letras de tu poema.
    Me chifla este tipo de jazz, me pasaría la noche aquí.
    Un besote y disfruta.

    ResponderEliminar
  4. Las palabras se deslizan como esa música y esa suave voz.
    Lindísimo Matices.

    ResponderEliminar
  5. En el inicio, yo había pensado en una guitarra!...bueno, lo importante es la melodía y los sentimientos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sensualidad, desgarro, cadencia, de una voz preciosa que se deja querer (y quiere), en un seductor juego con la música por la que se desliza.
    Precioso poema como complemento a esa música de jazz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu matíz...