jueves, 5 de mayo de 2011

Hilando sueños...

La hilandera teje los hilos, debe recrear una imagen creíble, entre los diferentes hilachos, los colores son elegidos con esmero y cuidado, a los ojos de los que lo vean el efecto debe ser impecable... atónitos e impacientes todos espectantes, no sin saber si lo que vean será un efecto óptico o real.

Concentrados por buhoneros en la plaza central, impávidos de significados, buscadores de creencias, amigos de la ilusión se pierden en símbolos mediocres, creados para ellos y su desánimo interior. En el centro, pequeño, muy pequeño, alguien observa atónito el retal que le han ofrecido, por mas que lo mira, no lo ve, no ve ese regalo que para su corazón le han ofrecido, solo ve una maraña de hilos, conjugando un dibujo de patriotismo, ¿detrás de esto que hay?, esa es su pregunta.

Dicen que te devuelve la ilusión, adivina a memorizar cada uno de los dibujos que hay en ese retal regalado y cierra sus ojos, en ese momento la recuerda, desdibujada, difuminada, sigue ahí no se ha ido pero tampoco ha vuelto, entonces es cuando se da cuenta de que lo que tiene en sus manos es una tirita para su corazón, el que se rompió...
Levanta su mano casi inapreciable entre el tumulto y dice alto... 
-perdone, mi corazón está roto no herido...
Nadie le oye, parece que  les basta con sentirse arropados por aquella gran tela enmarañada de significados confusos, llena de  manipulación. En su mano el significado de la venganza que no le reconforta, un retal hilado...

Matices

6 comentarios:

  1. Mi matiz ... aplaudir este cuento, que veo lleno de magia y sensibilidad.
    Regalo ¿inadecuado? Tal vez su corazón no esté roto, sino solo herido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. !que buen regalo una tirita para el corazón! en alguna ocasión, confieso que la he pedido yo. Un cuento maravilloso.
    Abrazos Matices.

    ResponderEliminar
  3. una vez me dijeron que el corazón cuandoi se rompe, puede recomponerse, quizás falte algun trocito, pero es un corazón nuevo

    ResponderEliminar
  4. Delicioso cuento aunque el remedio no sea el acertado. Cambiar la tirita por una puntada, un hilvan, un remiendo... no se, no se de que material esta hecho cada uno.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. A veces pensamos que algo está roto, y con una simple tirita logramos recomponerlo, yo creo en la magia de esa tirita para el corazón.
    Precioso, no podía ser de otra forma. Besitos y buena semana.

    ResponderEliminar
  6. El corazón siemnpre consigue sorprendernos con su fortaleza y su capacidad de regeneración. Realmente sólo la muerte puede con él. En numerosas ocasiones creemos que la rotura es irreparable, pero luego cicatriza y con un costurón más, a veces tirita, a veces cirugía, sigue latiendo con renovada ilusión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu matíz...