viernes, 13 de mayo de 2011

Este jueves: Un relato ... Mi visión de Portugal

La carretera recta... aburrida, con los vaivenes de la dejadez  dejaba entrever el paisaje,  desde la ventanilla lo observaba, era curioso, había cambiado de país y no notaba nada que la sorprendiera.
-Marcel, el paisaje ... ¿lo ves? no ha cambiado...-su pensamiento en alto se quedó colgado en ese pequeño habitáculo... tenía que reconocer que cuando llegó a aquel pueblo, notó cierta intemporalidad, es como si el tiempo se hubiera parado de repente, agudizó su observación, los carteles, la arquitectura, incluso las gentes, parecían colgados de años pasados.

Casas coronadas en cerámicas coloridas y engalanadas en recortables de tonos blancos, colores adornando sus puertas destacando la sencillez de las casas, las hacía parecer colgadas  bañadas por el océano, regusto a tiempos pasados. Su fotografía interior de aquel lugar empezó a fraguarse entre los silencios. Bajó la ventanilla, dejando que los gritos del viento incidieran en ella y este se enredó en su pelo como látigo azotador, reconocía que era incómodo pero pertenecía a ese  entorno asilvestrado, que a la vez ofrecía la paz del espacio abierto sin grandes ostentaciones arquitectónicas, tan solo las que la historia de navegantes dejaron enclavadas allí... No era consciente, quedó atrapada por el lugar, no había salida. Recuerda el paseo por las calzadas adoquinadas, el escalofrío provocado por la brisa al bajar  hacia el pequeño puerto, hicieron que se sintiera abrazada internamente por el escenario...

No tenían donde quedarse, se podría decir que era una aventura, pero nunca atendió a llamarlo así, sus gentes sencillas le hicieron esbozar una sonrisa al escuchar ese idioma cantarín,  su mayor desconocido,  la atraía enormemente, escuchar a ese anciano encantador y gritón que les ayudó, la llevo a divagar hacia las historias marineras que seguro encerraba dentro de él...

Ese día tenía previsto ir a Cabo San Vicente, después de dar un paseo por las playas, los acantilados y el entorno, se dirigieron hacia "el fin del mundo", como algunos lo llamaban. Llegaron al final de esa linea recta, era verdad había un fin, un faro, un acantilado ruidoso, rabioso, allí el viento gritaba incluso más, como si estuviera poseído por el reinato del agua. La puesta de sol era el evento, ver como se fundía con el mar en un hermanamiento desvariado de reflejos espejo, en dorados y platas, la hizo sentir en libertad, el regusto de la intemporalidad tuvo allí su entendimiento, la belleza, la crudeza del viento, todo empezaba a tener sentido, en algún lugar de aquel océano estaba el fin del mundo, donde se escondía el sol, su mirada se perdió cuando este desapareció en el silencio del atardecer, aquel desvarío solo fue interrumpido por los aplausos del resto de personas que allí se congregaban ante tan magno espectáculo...

Desde entonces han pasado años, llegaron los cambios en el paisaje, las multinacionales hoteleras, se hicieron "europeos", pero hay un sitio, aquel que está en "el fin del mundo", donde la intemporalidad toma sentido al atardecer...

Matices

Más caminos hacia tierras portuguesas en el Blog de GUS

18 comentarios:

  1. Tras los problemas acontecidos, he perdido mi entrada publicada para el jueves. Tenía parte del borrador e intentado ayudarme de mi "recuerdología" para que fuera lo más afín posible a lo que publiqué anteriormente.

    Saludos a tod@s...

    ResponderEliminar
  2. javier ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato... MI visión de Portugal":

    es todo eso que rememoras, pro que Portugal son sus personas. Ellos conservan aún esa educacion y amabilidad que aqui se va perdiendo. Portugal es el eterno encuentro entre dos paises que ha vivido demasiados años a espaldas uno de otro. Me encanta Portugal, su cultura y...su cocina !!!

    ResponderEliminar
  3. Neogeminis ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato histórico... MI visión de P...":

    Me ha encantado compartir tu visión de Portugal, país lejano para mí -ya que no tengo raíces allí-pero que me encantaría poder visitar algún día.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/13/2011

    Primavera ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato... MI visión de Portugal":

    Pues aun mas me has abierto la ilusion de conocer este pais tan cercano que no he visitado..
    Un buen relato.
    Primavera

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/13/2011

    CAS ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato... MI visión de Portugal":

    Qué bello relato que incita a viajar hacia ese otro fin del mundo, porque como dice Natalí, hay tantos....
    Seguro que Google hoy tiene mucha demandas para ver imagenes de esta tierra, que los jueveros hoy difundimos con tanto entusiasmo.

    Un beso agradecido también por la hermosa música que acompaña.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/13/2011

    Manuel ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato... MI visión de Portugal":

    Buenas imágenes nos evocas de tu viaje por el país vecino detallando la impresión de esa mezcla extraña de lo antiguo y lo nuevo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5/13/2011

    Verónica Marsá ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Este jueves: Un relato... MI visión de Portugal":

    Parece que esa intemporalidad solemos encontrarla en lugares donde el mar predomina. La misma sensación me produce cualquier rincón de Grecia junto al mar... afortunadamente allí se mantiene un poco más estricto el orden de la construcción, aunque el "europeismo" también se sufre.

    Bravo, amiga! Buena entrada la tuya.

    ResponderEliminar
  8. AL tener moderados los cometarios los he podido recuperar y me tomado el permiso de publicarlos, si alguno de vosotros quiere publicarlo de nuevo que lo copie y yo borraré el que he puesto como Anónimo.

    ¡¡Que lios!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Precioso tu recuerdo de ese viaje hacia el punto donde el mundo termina, aunque no es el único punto en que esto ocurre. No conozco el cabo de San Vicente, pero me has abierto las ganas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Matiz que dejo impregnado de atemporalidad y he sentido nostalgia al ver al sol yéndose del mundo.
    Relato precioso, me ha encantado la narración.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. chica previsora. Ya ves, yo soy más anárquico, incluso me desepareció la entrada de "paloma"
    Bueno, al prinmcipiop pensé que solo me ocurría a mi, pero amiga mía, vivimos en un mundo globalizado he aqui la prueba
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Precioso relato matices, que placer poder ver una paisaje semenjante, la verdad que haces que tambien nosotros lo disfrutemos junto a tus palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Incluso ahora, según que barrios parecen sacados del pasado. Muy bonitas las imágenes sobre todo la puesta de sol, preciosa visión.
    Muy bonito tu relato.
    Te había dejado un comentario; pero veo que ha desaparecido, espero que éste no lo haga
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Lugares reconditos donde una bajada de sol aun no tiene precio.
    Buscarlos y encontrarlos de esta manera en un regocijo de almas.

    cariñitos

    ResponderEliminar
  15. Hola Matices, yo estuve el día del problema, te puse el comentario, pero no funcionaba, podías leer, pero no comentar, incluso te decía que la pagina no existía.
    Me encantó acompañarte a Portugal, sobre todo por la voz inolvidable de Amalia Rodrigues, sonaba mucho cuando yo era pequeña, me gustaba entonces, y ahora.
    Por desgracia no conozco Portugal, pero esos lugares donde parece que el tiempo se paró, me vuelven loca. Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. Hola Matices! Me has traído una visión en colores, muy gráfica (te agradezco) y me he quedado prendada de las callecitas del pueblo, sus casas y en particular de las playas desde lo alto del acantilado donde ruge el mar cuando esta furioso.
    Hermosa la puesta de sol, y la sensación de infinito que provoca ver el oceano sin fronteras.
    Muy buena tu narración!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. interesante, sí señora.

    ResponderEliminar
  18. Matices ¿cuántos Finisterrae? Uno en Galicia, Costa da Morte, otro en Bretaña y este de Portugal.
    El más occidental en Galicia, pero no son fines del mundo, son principios de océano abrazando el sol cada atardecer, teñidas aguas de oro y de rojo. Portugal mirando a la mar desde siempre navegante.

    Una hermosa experiencia tu relato, un instante mágico. Portugal ese desconocido, ese vecino que habla meloso y tiende la mano abierta. Maravillas esconde en sus paisajes, como el que describes, fascinante, ducísimo Portugal.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Tu matíz...