viernes, 7 de noviembre de 2014

Este jueves, relato... La C de la dimensión desconocida...

Des  ata- me...





Vuelves a atar mis manos a tu pensamiento,
dándole otra vuelta a mi condición.
La piel vuelve a mudar,
durante unas horas será frágil
al roce del nudo en la seda. 

No hay dolor donde no hay corazón... 

En el baile de los malditos
muestro el contoneo en el límite.
 La desnudez de las pieles
no tiene reflejo en la oscuridad.
Posesión en cuerpos que comulgan...

No hay dolor donde no hay corazón 

Traspasemos el muro de las lamentaciones 
exhalando los efluvios del placer
que nos regala el juego impuesto.
No hay reglas en la dimensión desconocida
llamada curiosidad...

No hay dolor donde no hay corazón

matices

Más dimensiones por conocer en el Blog de Yessy Kan    Manifiesto de amor...


20 comentarios:

  1. Vaya manifiesto, es intrigante. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "No hay dolor donde no hay corazón", me encanta esa frase, por eso a los nuestros los tenemos exiliados?, los tenemos?, sin embargo amiga mía, todo juego tiene sus reglas, no se puede jugar sin conocerlas, las reglas son imprescindibles si son dos los que juegan, solo se puede hacer trampas en el solitario. Miles de besossssssssss

    ResponderEliminar
  3. Tal vez la mejor manera de pasar a otra dimensión.
    =)

    ResponderEliminar
  4. Muy original y intrigante. Dicen que la curiosidad mató al gato. En esta ocasión parece gustarle lo desconocido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy lindo poema! Con tus palabras me trasladas a otra dimensión.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me parece precioso, insinuante y muy sensual...creo que me gusta esa dimensión.
    La música y la foto muy bien escogidas.
    Enhrabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cierto es, que la curiosidad, es capaz de empujarnos a mundos distantes, y hasta trasladarnos a una dimensión desconocida... y tal como lo expresas, creo que vale la pena correr todo riesgo. Un poema lleno de sensualidad!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. Guaaauuuuu!! has estao sembrá amiga. ¿Que dimensión es ésa que me hace cerrar los ojos?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mientras los dos estén de acuerdo en ese juego, soy de las que piensa que entre las cuatro paredes de la intimidad no hay límites, si es para encontrar cosas nuevas y buenas entre las personas que lo habitan.
    Muy original el enfoque que le diste al tema, una dimensión que se puede ir descubriendo desde otro plano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Una dimensión muy sensual, donde no existen las reglas. Cuán hermoso es tu poema, Matices. Y la canción, buen complemento.
    Besos y gracias por acompañarme.

    ResponderEliminar
  11. La dimensión de la sensualidad y el juego de las emociones puestas al servicio del placer. Hay instantes en los que parece que las reglas desaparecen y quedan solo las sensaciones.
    Bien expresado tu texto, y es precioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. No hay dolor donde no hay corazón " Fascinante tu dimensión...Llena de deseos y placer...Espero que ese corazón que no existe, sea capaz de resbalar ante los recuerdos cuando lleguen.
    Besos guapisima. Cuidaté mucho y disfruta mucho más.

    ResponderEliminar
  13. Bonita y certera frase: No hay dolor donde no hay corazón. Y así rodamos por el mundo dejando partes de él en cada momento. Me encantó. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Nieves, no hay dolor donde no hay corazón,... es posible que tengas razón cuando aseveras eso, sin embargo, pienso que es muy difícil hurtar el corazón y dejarlo al margen de lo que pueda acontecer en esa dimensión desconocida.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No hay dolor donde no hay corazón, pero tampoco amor y eso si que es fuerte.
    Me encanta leerte en versos.
    Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar
  16. La razón también duele cuando le dan con la zapatilla de la desmitificación... :))

    Un beso, compi. Cafelito?

    ResponderEliminar
  17. Tus palabras llenas de curiosidad, sensualidad y certeza son siempre bien halladas y leídas con mucho cariño. Me alegro de que continúes por aquí, esta vez he sido yo la que he dejado bastante apartado todo este universo bloguero. Felices fiestas y no dejes de escribir, siempre es un placer leerte y saber de ti a través de tus palabras. Espero que estés muy bien.

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  18. Quiero sentir dolor porque quiero que haya corazón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. El amor duele. Y duele todo cuando se trata de un ser sensible.
    Prefiero que me duela, es estar vivo.

    ResponderEliminar

Tu matíz...