martes, 31 de diciembre de 2013

Este jueves, "Cuento de Navidad" y Cierre de convocatoria





Hola, Baltasar,

Tengo en la mano el soldado de plomo que te pedí hace años. Ha perdido el color rojo brillante de su casaca y, en una batalla con Manolito, una mano, ¡pero es el mejor.! No veas como defiende a sus compañeros. Ya te había escrito la carta este año. Mi madre dice que  ni se me ocurra pedir imposibles, ¡qué ingenua, si ustedes podéis hacerlo todo realidad!... 

Sigo pensando que los mayores no se enteran, van con ese aire de superioridad. Si,  ese de que lo conocen todo y en realidad no saben de que va la historia... Pues no que os quieren quitar el puesto de trabajo, anda con cuidado, Baltasar... que la "cosa" está muy mala y te puedes quedar sin curro; eso me ha contado María Rosa, que no existís que sois una fantasía y, María Elena,  tiene un secreto sobre vosotros que según parece me contará cuando pasen las vacaciones, el caso es que todas andan de un misterioso, menudo muermo son...

Bueno, a lo que iba. Este año he conocido un pobre...sí, si.., uno de verdad.  Un día esperando en la cola del Belén de ese lugar que mamá dice que tiene de todo, un señor se hacía una casa de cartones, me quedé mirándolo, y me acerqué ¿sabes? él no me vio, ni me miró, era como si fuera invisible... Me dio mucha pena. Mamá me explicó que los cartones son para no pasar frío, sus mantas.  Desde ese día le hago muchas preguntas al Coronel  y,  nunca me da  respuestas o soluciones. Tengo la misma sensación que con el Sr. Pobre, a veces parezco invisible también para él  y,  eso no me gusta, ya soy mayor, tengo ocho... ¿porqué nadie me cuenta la verdad?.  No es justo.

Si, se que ya me has adivinado el pensamiento... lo haces siempre. ¡Eso es lo que quiero!. Para ti no es algo imposible. El Coronel se sonríe cuando le digo que vosotros lo conseguiréis. Anda, !hazlo!... si no te cuesta nada se lo pones a todos a los pies de los cartones, una manta calentita y comida. Te prometo comerme lo verde sin protestar y vale, tacha que quiero un cabo para mi ejercito si la familia crece ¿trato?.

El Capitán Gorrión


Como veis dejo mi cuento con mucho retraso. Ya lo tenía pero los acontecimientos y un viaje imprevisto por motivos familiares hicieron que no pudiera publicarlo a tiempo. Cierro la convocatoria del Cuento de Navidad. Yo seguiré leyendo vuestros cuentos en estas vacaciones, ando retrasada y se que seguro me vais a llenar de ilusión y ternura estos días ya camino de Reyes... ¡gracias por vuestra participación!...

Paso así el testigo a mi amiga  Gaby, "Mis letras insomnes" , que os convocará para el día nueve de enero del estrenado 2014, seguro que será un convocatoria especial viniendo de ella.

matices

10 comentarios:

  1. todo estuvo muy bien.... ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Pues tu historia es el cierre perfecto para esta convocatoria tan especial, última de este año que ya se va y que nos ha dejado de todo, entre ese bagaje -lamentablemente- muchas historias de pobres de verdad que van perdiendo las ilusiones a medida que la vida -o más bien quienes manejan nuestras sociedades- les van dando cachetazo tras cachetazo.
    Cabe desear entonces que este próximo año nos depare la solución para esos males que venimos padeciendo y que, con injusticia, caen siempre más duramente sobre quienes menos tienen.
    Feliz año y que nos sigamos encontrando todos blogueando, con fuerza, ilusión y alegría!
    Un besazo.
    =)

    ResponderEliminar
  3. , los imprevistos son los imprevistos y hay que darles prioridad. No te perocupes, todo ha ido muy bien. Tu relato precioso. Estoy muy de acuerdo con esta niña de ocho años que se sisente enga´ñada por sus mayores, éstos que creemos saberlo todo...

    Un fuerte abrazo, y que en el año 2014, escribas o hagas aquello que mejor te apetece.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes Nieves? Esa invisibilidad de la que hablas, la mencioné yo en un poema precisamente sobre los indigentes. No son invisibles, pero pasamos por su lado como si lo fueran, ni nos dignamos mirarlos, no sea que nos den pena y nos alteren nuestros pensamientos. Desde la inocencia de los ocho años, es lógica esa pureza de sentimientos. ¿Porque creceremos dejando la pureza por el camino?. Gracias por esta convocatoria.
    Un fuerte abrazo y feliz año nuevo.
    P.D. Cuento los días para el mes de Abril, que lo sepais.

    ResponderEliminar
  5. Pues con tu cuento decimos adiós a la convocatoria, a la noche vieja y esperamos ansiosos la llegada de Baltasar que nos trae hasta los imposibles!
    Feliz año y muchos besos!!

    ResponderEliminar
  6. Hola, soy Edu, feliz Año Nuevo

    ResponderEliminar
  7. Tierna historia de un niño sensible que opta por regalos de carácter humano sobre los de carácter material. Ha sido una convocatoria muy especial, algo así como un cuento de Navidad; en que incluso mi cuento me llegó por una mágica inspiración navideña.
    Muchas gracias y muchos besos. Feliz 2014.

    ResponderEliminar
  8. Un breve comentario para decirte que esa cita de la izquierda me parece falsa de toda falsedad: "La vida real se siente mejor si le concedemos sus merecidas vacaciones de irrealidad" El agua y los sueños, Gaston Bachelard.
    Pues no, caballero. La vida real es la vida real y todo lo que sea triscar lejos de ella, es un ejercicio de escapismo. De subir a las nubes, por ejemplo. ¿Has bajado ya? Espero que no sea tu caso, pero hay gente que sigue allá arriba cada vez más tiempo (en la nube). Cuando baja, se da cuenta que perdió el tiempo escalando, tiempo que podía haber aprovechado para formarse, aprender y conocer más y mejor a nuestros congéneres. Y sobre todo, ayudarlos. Los hay que no pueden "vivir". Más y mejor en mi blog. Te lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca es tarde para dejar uno de tus grandes relatos. Él solo quería que durmiera calentito con mantas.

    un abrazo amiga :)

    ResponderEliminar
  10. No había leído tu cuento, ¡precioso!, Recuerdo lo que te comenta Pepe de la invisibilidad de los mendigos, digo, que recuerdo haber leído ese poema suyo, curioso, lo mismo el mendigo tampoco ve al niño por lo mismo, porque las comparaciones son odiosas y ese niño está tan lleno de todos, es rico en sueños e ilusiones, y él debe haberlo perdido todo, no solo lo tangible, que no perdamos las ilusiones amiga mía, por mucho que se empeñen en arrancárnoslas, seamos fuertes, milse de besosssssssssssss

    ResponderEliminar

Tu matíz...