miércoles, 16 de octubre de 2013

Este jueves, relato: Celos





Tras la transacción económica Elena se quedó sola en aquella habitación fría y lúgubre de motel de carretera. El sobre que a cambio había recibido quedó sobre la cama. En aquel escenario imperfecto y decadente buscó el momento para descubrir lo que este contenía. Se sentó en la silla, y lo abrió. En la mesa una copa de Borgoña a medio llenar. Cruzó sus piernas, humedeció sus labios con el rojo de aquel vino y observó con atención el amplio reportaje de instantáneas. Allí estaba, ante sus ojos. Se sonrió y con cierta satisfacción leyó la primera línea del informe que acompañaba aquellas fotos...

"El investigado, hombre, blanco de unos cuarenta años, complexión robusta, bien parecido. Con trabajo estable y horarios marcados. Se casará en breve con su novia, Adriana con la que lleva años de relación. Aún así mantiene una doble relación con..."

Su novia- se dijo, aquellas palabras dolieron. Ansiaba tanto hacer realidad sus planes que no  dudó y marcó en el teléfono el número de ella...

Hola, Adriana, no nos conocemos, tengo un material sobre tu futuro marido que te puede interesar...- El silencio se hizo entre ellas una vez le facilitó el apartado de correos donde podría recoger la información. La despedida entre ambas fue seca, al otro lado de la línea  fue palpable la intranquilidad de la destinataria. 

Una vez Elena colgó , dijo las palabras mágicas..."Serás sólo mio".  Pintó su sonrisa de placer en carmín ante el espejo, testigo mudo de su venganza. Llenó otra copa de vino. Era la hora, pronto llegaría él a su compromiso ineludible con ella, siempre el mismo día, a la misma hora desde hace siete años. Recogió el contenido de aquel informe no sin antes regalarle un beso marcado en aquella foto donde aparecía ella junto a, nunca mejor dicho, el  futuro ex novio de Adriana.
Dos golpes de nudillos en la puerta y el susurro de su nombre, la alertan. Cerró el sobre, lo metió en su bolso y se recompuso. Pronto dejaría de ser la  otra... 

matices

Más estados inestables buscando venganza en...  El Blog de Pepe " Desgranando momentos"

25 comentarios:

  1. Un plan sicofanta que puede fallar. Podría pasar que la deje a ella.
    Y que encuentre a otras dos mujeres.

    ResponderEliminar
  2. Todo perfectamente planeado.

    ResponderEliminar
  3. Lo que somos capaces los seres humanos ¿no? Planeado todo sin importar nada más que ese "tiene que ser solo mio".
    Buena historia Nieves y como siempre, !tan bien contada!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A veces me sorprende la inutilidad de todo. Es mejor improvisar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Los celos nunca están justificados, pero pienso que jugar a dos barajas está menos justificado aún. Posiblemente ni aún así lo deje la novia porque cuando se ama el perdón no es algo impensable, pero al menos, sabrá de qué pie cojea el galán de marras.
    Gracias Nieves por tu participación.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¿y si la deja a ella también? Me gustó mucho matices!!

    ResponderEliminar
  7. Siempre será la otra porque su mente enferma así se lo dictará, tendrá celos hasta de su sombra.

    Un abrazo y cafelito, compi.

    ResponderEliminar
  8. Lástima de chica (y el tipo que jugaba a dobles, un malnacido). No sólo dejará de ser "la otra", es que dejará de ser nada para el cabronazo ese, obvio.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Arriesgado plan el suyo, no suele salir bien para la segunda, o ayuda a reforzar la primera pareja y el la deja.
    O el se enfada también con ella y se va de nuevo de caza, porque intuyo que esos hombres no suelen querer
    bien a nadie, más que a ellos mismos.
    Eso si, ella por fin dejara de esperar las migajas que el caradura la regala desde hace tantos años.
    No creo que eso sea amor.
    Besos querida Nieves.

    ResponderEliminar
  10. El doble juego es lo que tiene, o te quedas con una,con la otra o sin ninguna, que es lo más probable.Aquí todo vale hasta el juego sucio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. me encanta, como has conspirado con nuestra mente para hacernos sentir esa curiosidad por saber el final, que sea atrapado el criminal y pague toda su culpabilidad en los brazos de la amante que tiene aire de ser una arpía, que son prácticamente tal para cual, con las hormonas y los deseos insanos en el mismo nivel como almas gemelas, donde ella finge ser la única sabiendo de ante mano que es simplemente la otra, para tener a entera disposición a un hombre que a pesar del amor que siente por su novia, tiene la sinverguensura de mantener una doble relación, que lógicamente siempre repetirá en cualquier ocasión, convirtiéndose la amante en ama y señora de aquel hombre, para luego convertirse en la mujer engañada, cuando una nueva amante que se le cruce a este en la cama, y ella por lógica lo engañe también, como ya dije y más de una vez, son prácticamente tal para cual..... maravilloso como siempre, con esa energía aplastante de contar una historia, atrapándonos sin mucho esfuerzo..... besos!!!!

    ResponderEliminar
  12. Perfectamente narrado y con una puesta en escena de película americana. Seguro que de este trío protagonista, ninguno podrá salir beneficiado, a no ser que Adriana, mande a hacer puñetas a ese novio malnacido e hipócrita.
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  13. ¿Y le compensa tener a un hombre así a su lado?yo creo que no,eso no es amor, es obsesión. Un besote

    ResponderEliminar
  14. No dudo de que hallan mujeres capaces de hacer cualquier cosa con tal de obtener su presa -porque como tal se lo disputa- no creo que sea una manera sana de amar, ganarse a alguien de ese modo... pero... el hombre jugaba a dos puntas, así que, que sea lo que tenga que ser! Muy buen relato Nieves!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  15. A veces el desenlace de estos planes puede ser contrario a lo esperado, más allá de que ella se sienta segura. Sin duda los celos pueden llevar a idear cualquier cosa sin medir consecuencias.
    Un beso:
    Jime

    ResponderEliminar
  16. Una historia tremenda la que tan bien has planteado.Es difícil ponerse en la situación de cada uno. Creo que la más perjudicada es la novia que sufrirá mucho pero al menos sabrá como es en realidad su novio. La amante no obra bien, por supuesto, y a lo mejor le sale el tiro por la culata y también la deja a ella, pero creo que el culpable de todo es él que está jugando con dos barajas.
    En cualquier caso el relato es excelente. Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Que triste obtener las cosas a ese precio, nunca dejará de ser la otra, eso es lo que no entenderá jamás. Quién siembra mal cosecha males mayores.
    Muy buen relato, deja pensando.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  18. Los diferentes colores del amor aqui pasan del rosa al negro sin posibilidad de mezclas. Cuando el ser humano se guia por la propiedad....malo.
    Mio, sólo mio, ¿y para que?

    ResponderEliminar
  19. Aisss, que me he dejado atras un par de besos mu apretaos, pa ti.

    ResponderEliminar
  20. Un texto muy trabajado, elegante y entretenido a pesar de lo previsible, esa es la diferencia de disfrutar de un relato aunque no guarde ases impactantes bajo la manga. Me ha gustado mucho.
    La historia, bueno, celos y más celos y estos no tiene daños colaterales dramáticos... (de momento)
    Besos

    ResponderEliminar
  21. ahhh esa " posesión " que todo lo enturbia NO quiere mejor quién más posesivo es

    ResponderEliminar
  22. Pobre Ariadana, ajena a todo el tejemaneje del novio y la que se le viene encima, sin comerlo ni beberlo. Ains que gente más mala ronda a veces al más inocente.

    Bss.

    ResponderEliminar
  23. Es decir, los celos son un sentimiento primario y visceral que pueden servir para manipular personas. Y lo cuentas muy bien.
    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Mio y solo mio... una frase que desgraciadamente utilizamos mucho los hombres y que suele acabar mal.
    Un beso (cercano ya)

    ResponderEliminar
  25. Genial el relato ! Un cálido saludo!.

    ResponderEliminar

Tu matíz...