sábado, 14 de septiembre de 2013

Este jueves, relato: El anuncio



Como cada mañana se levantó temprano, recogió el periódico en el Kiosco de Pepe y el pan en la panadería de Gerardo. Allí se impregno del olor de lo cotidiano, era su perfume favorito el que la acompañaría en las primeras horas del día. El sol despegaba lento a su "quehacer" diario.  Llegó a la casa y desplegó el universo del amanecer. La cafetera fue diluyendo su aroma arrastrándose serpenteante por las habitaciones, partió en busca de sus enamorados. Aún no era la hora, tan solo el primer aviso para anunciar el nuevo día a los que allí habitaban...

Ramona, vistió la mesa en flores y dejó que el tintinear de aquel café al caer en la taza  fuera su música... Abrió el periódico y se dispuso a leerlo. Cuando se aburrió de sucesos, guerras, disputas políticas decidió que ya era la hora, y pasó a las últimas hojas de aquel endiablado panfleto de desgracias que la apenaban.
Y allí estaba...

"Caballero de 50 años, divorciado, educado, atractivo, con buena posición económica y social, desea contactar con señora o señorita entre 30-48 años, sin cargas familiares, con amplio nivel cultural, buena presencia y educada que le guste la aventura para realizar un viaje en yate alrededor del mundo."

Cerró los ojos y se dejó escapar entre las rendijas de los sueños. Para la ocasión eligió un traje ajustado a su figura, de cierto brillo y floreado, en su mano un chal de seda... Subió al yate, se sentó, dejó que la brisa acariciará su cara y, el sol le diera una aguada rosa a sus mejillas... La agasajó con una copa de vino y, aquel viaje se inició... India, Japón, Australia, mundo por ver y recorrer.

En ese momento, alguien irrumpió en su reino, la cocina...
-¡Buenos días, Ramona! ¿ya estas durmiendo otra vez?. Te haces mayor y no te lo permitiré, algún día me casaré contigo...- dijo aquel joven entre risas, mientras la abrazaba y le posaba un sonoro beso en sus mejillas...

-Señorito, no diga tonterías, usted se merece lo mejor y yo estaré aquí para verlo...- le contestó mientras le acariciaba el pelo y él le ponía un gesto de desagrado, a la vez que le recriminaba, 
-Me llamo, Enrique, tata- los tiempos cambian ¿sabías?.

Por un momento pensó que si tenía cargas familiares, que la edad que solicitaba la sobrepasaba con creces,  ya rondaba los sesenta y, que lo mismo la cultura de la vida no era suficiente... además, visitar en verano a la familia en su pueblo no estaba tan mal. Y volvió a la realidad.

matices

Más anuncios.com en el Blog de Encarni  "Brisa de Venus"

19 comentarios:

  1. Que bonito! Me ha gustado esta perspectiva de soñar con lo que ofrece el anuncio y la realidad de la protagonista. Muy bueno Nieves.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho ir conociendo a Ramona, cumplidora de tareas diarias, sumergida en lo cotidiano, con sueños y con esa realidad, humilde, cariñosa, enormemente tierna.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay, esas revisiones vitales a partir de una cierta edad. Si son plenas, una satisfacción enorme, y si son vacías, una frustración asimilada sin límites.

    Un beso y enhorabuena por tu jueves.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué ternura de relato!, me gustó muchísimo, como me gusta todo lo que tú haces.

    ResponderEliminar
  5. Hasta las personas más humildes tienen la enorme riqueza que proporciona el mundo de la fantasía y de los sueños. La capacidad de soñar es un bien que nadie nos podrá arrebatar, que no admite recortes. Me gusta Ramona.
    Un abrazo, Nieves.

    ResponderEliminar
  6. Fantasear con mundos que otros ofrecen no está mal, ayuda a hacer más leve la realidad que vivimos.
    Muy lindo relato, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah me olvidaba, te dejé un premio en mi blog, besotes

      Eliminar
  7. A veces la la vida nos lleva por caminos que si bien no desagradan, ponen en evidencia que muchos sueños quedaron atrás... pero soñar no cuesta nada, y al menos por un rato nos acerca a todo aquello que nos gustaría haber vivido.
    Precioso relato, lleno de cotidianeidad y ternura.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  8. mi madre siempre decía que la realidad es mucho mejor que la fantasía porque viene con sorpresas y malos ratos, algo que la fantasía no tiene y de tanto fantasear nos aburrimos de los buenos ratos.... un beso

    ResponderEliminar
  9. Ese momentito en el que uno se pierde en un mundo de ensueño, no tiene precio. Ramona lo sabe.
    Pero que bonito escribes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Muy descriptiva la puesta en escena de Ramona. La veo con la mirada perdida en el fondo del anuncio y sorprendida por la entrada del señorito. Después de una vida todavía se sonroja.
    Se merece el premio, aunque sea al pueblo.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. un relato sensible con mucho contenido Matices. Me gustó mucho!

    ResponderEliminar
  12. Nieves he coincidido con Sindel y te he dejado un premio en mi Blog
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado ese aroma a épocas entremezcladas, mucho.

    Un abrazo, amiga, y el cafelito a tu gusto.

    ResponderEliminar
  14. ..soñar no cuesta nada!!! Y siempre hay que soñar.
    La atmósfera que recreas y como lo haces, me gustó mucho. Sentí todos esos aromas ahora que amanece por esta ciudad...

    besos

    ResponderEliminar
  15. Pues sí... hay que soñar para seguir adelante sino a veces sería muy duro.
    Precioso tu relato!
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Es muy tierno tu relato, y triste , pues hay muchas Ramonas por ahí que por circunstancias de la vida no han podido disfrutar como quisieran, aunque por otro lado no hay mayor felicidad que disfrutar de lo que se tiene y parece que ella lo hace aunque de vez en cuando se permita soñar...como hacemos todos.

    ResponderEliminar
  17. Que ternura, Ramona y los amores imposibles. Soñar es es recurso que menos duele para soportar la realidad.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  18. siempre, siempre tus letras tienen tus matices! y este relato ha sido muy tierno, además.

    un abrazo, chica!

    (y en mi blog tienes premio!)

    ResponderEliminar

Tu matíz...