jueves, 27 de junio de 2013

Este jueves, relato: El candidato


Jaime se encontraba frente al espejo, repasó el nudo de su corbata y se observó por última vez, su sonrisa se ofrecía nerviosa, había avanzado en un proceso de selección complicado al que había accedido tras terminar sus estudios...

Adolfo, se peina, su raya luce perfecta, en su rostro se denota el castigo de los años, de las desesperanzas... no hay alegría, tal vez desasosiego.

Soraya, despliega toda su dulzura en esa última mirada al espejo antes de salir de casa. Está segura de si misma, en ella,  la vitalidad, el saber estar de quien sabe que la oportunidad podría ser un nuevo horizonte en su vida estaba presente.

En otro lugar, Olga, la entrevistadora, releía los currículums y anotaciones. Hoy decidiría quien sería el candidato en  una dinámica de grupo donde el más agresivo se llevaría el gato al agua, lo tenía claro, la empresa necesita alguien con ese perfil y ella no dudaría en encontrarlo... los pondría en un brete.
No hace apreciaciones previas, y los lleva directamente al planteamiento una vez se presenta. Durante la discusión los observará, no perderá detalle, incluso hará alguna pequeña insinuación si no ve dinamismo. Y sin más les propone el tema, una isla desierta, tres personas y una sola puede salvarse ¿qué harías?... 

Días después la decisión es firme, el seleccionado es Adolfo, la experiencia, sus ganas de trabajar, y la calma de quien tiene la seguridad de que el puesto será suyo hizo que se deshiciera limpiamente del resto en un combate sin precedentes y ambicioso. Mientras le espera,  Olga lee los titulares de prensa con un café humeante, le llama la atención una en especial, un doble asesinato, mismo "modus operandi". Al ver las fotos un escalofrío recorre su cuerpo, los conoce. Suena el interior y la recepcionista le comunica- El candidato seleccionado ha llegado, ¿le digo que pase para firmar el contrato?...- se estremece...

matices

Más candidatos en proceso en el Blog de Gus, "Juliano El Apostata"


20 comentarios:

  1. desde que escribiste que tenía una raya perfecta en el peinado, supe que era una persona con muchos complejos y que algún día sacaría sus instintos asesinos al exterior de esa máscara casi perfecta de ser una persona serena, el único error de su máscara es el peinado, antes quizás con gafas y todo se creía que era parte de algún genio tímido, pero hoy, los nerds son completamente distintos.... jajajaja me encantó tu cuento, exquisitamente encantador, adorable....

    ResponderEliminar
  2. Una historia policial o de terror suspenso, bien lograda. Me gustó la historia.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó que metieras en la historia, la intriga. Muy bien descritos los candidatos y con pocas palabras llegas a darte cuenta de quien es cada cual.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. ¡con un gran final sorpresivo! ¡un buen postre para tu relato amiga Matices! Saludos.....

    ResponderEliminar
  5. Impactante final, que no dice, sugiere...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Un asesino, un candidato, una mirada que ahora se le daba vuelta y se revuelca en el miedo.
    Me helo la sangre.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. De asesinato viene la cosa.. pues veo que se va preparando para entrar en tema... ;)
    Besos y la felicito, va por buen camino (pero quien soy yo para opinar después de todo?)

    ResponderEliminar
  8. Pues yo sigo teniendo fe en la humanidad porque me he llevado una sorpresa al final, no imaginé el desenlace. Muy bueno.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lo tenía claro; pero llegar a estos extremos es demasiado, ahora, tal como están las cosas
    alguno puede perder la cabeza.
    Muy bien contado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¿Abriendo boca señora Matices?, un texto impecable con un giro inesperado, me gustó mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. La posición cínica, despiadada en su poder casi sobrenatural de la entrevistadora tal vez merezca un candidato a su medida. Así estamos, en una sociedad de tiburones, el resto pececillos boqueando.
    Excelente amiga mía y muy buen final, besito.

    ResponderEliminar
  12. excelentemente anudado el relato. toda una historia de intrigas con un final impecable, por lo inesperado.
    lo he vuelto a leer y me ha gustado mucho!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Muy bueno el paralelismo que planteas. Valorar ese perfil "agresivo" es una elección de unos valores que no creo sean los más ejemplares. Lo dices perfectamente en tu relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Me cabe la duda sobre los métodos utilizados por la entrevistadora para llegar ostentar tal puesto. Eso de buscar un perfil de ejecutivo agresivo creo que refleja parte de su propia personalidad. En cuanto al candidato, se le pedía agresividad y a fé mía que la ha demostrado con creces, o al menos eso se deja entrever en tu relato. Relato, dicho sea de paso, que me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Creo que la entrevistadora eligió un candidato a su medida,lo que no calibró fueron las consecuencias de meter un tiburón en su pecera...¡ Que siga temblando !
    Me gusto tu jueves con un final inesperado.
    Abrazos querida amiga.

    ResponderEliminar
  16. Tal como está el patio, da escalofrios acudir a una entrevista de trabajo. Hay demasiada hambre de poder a costa de alfombrar el camino de cadáveres.
    besossss

    ResponderEliminar
  17. Yo no me preocuparía, al final tiene al que responde a la perfección al perfil demandado.
    "Y luego dicen que el pescado está caro"
    Sorolla con su luz y tú con la dinámica de un texto muy bien hilvanado la habéis pintado a la perfección
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Caray, una buena novela negra con pocas líneas... me chifla!

    Beso y cafelito, amiga. Gracias por la llamada!!!!!



    ResponderEliminar
  19. No hay duda por como dibujas los personajes al principio que Adolfo era el "mejor" candidato. Muy buen relato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. En ningún momento he sospechado el final. Sí he pensado que Adolfo, con ese desasosiego y tristeza, habría sacada la fuerza suficiente y necesaria como para superar la prueba con soltura y éxito... pero no fue así :))
    tu versión es mucho más interesante.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Tu matíz...