jueves, 16 de mayo de 2013

Este jueves, relato: "La fiebre del oro"


Nunca más sentiría esa sensación de poder tan frágil.

El  frío metal recorría  su cuerpo, iba cubriendo cada parte como si en esa carrera goteante los valores devaluados fueran oscilando en bolsa hacia mayores beneficios...

Sufrió perder su identidad para recrear a un ídolo inexistente al que los fetichistas de aquel mundo al margen de lo que acontece firman con rúbricas que por estaciones van pasando de moda...

Quedó el azul de sus ojos deslumbrados por aquellos destellos sin intermitencia que fotografiaban a la musa evanescente que en medidas perfectas y con paso firme recorría aquella horizontal con un fin tan cierto como que hoy no podía deshacerse de las vestiduras que la cubrían...ni de la realidad ajena a la agonía lenta y paralizante que vivía el mundo.

Humedeció su dedo en su boca y como si de un lápiz se tratara escribió sobre aquella tintura dorada  de falsa apariencia  que cubría  su cuerpo la palabra que bailaba en su cabeza. Fue  un acto simbólico y voluntario, su verdad... 

"LIES..." (Mentiras)

Y lejos de ser despreciada, vilipendidada o recluida al exilio..., el público se levantó y aplaudió durante minutos. Aquel golpe de efecto provocado, sin pretenderlo, fue contrario a sus deseos, nadie entendió su osadía... -Vacías mentes que dan la espalda a la verdad que vivimos-, pensó...

Aquella moda febril enfundada en oro no era más que una mentira, sin embargo el vasto consumismo se nutría de un slogan creado para la ocasión.  "Gold and lies" fue una campaña exitosa  plasmada en las vallas publicitarias de todo el mundo. Su desafió lo perdió al batirse en duelo con el  sueño engañoso de un buscador de oro...
 
matices
 Más locuras por el sueño dorado en el Blog de Juan Carlos ¿Y qué te cuento?

25 comentarios:

  1. No hay nada más engañoso que la publicidad.

    ResponderEliminar
  2. La sociedad borreguil, sin principios y sin opinión propia.
    Nos engañan como a bobos, cada vez creo en menos cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. La publicidad hace que nos creamos lo increible! Somos carne fresca, delante de las fauces de tiburones sin escrúpulos...Y además tenemos ¿ marquitis dorada ? Pagamos a precio de oro unas cuantas letras que tontamente creemos que nos dan un status en esta vacia sociedad.
    Besos guapa. Me ha ecantado tu jueves.

    ResponderEliminar
  4. La publicidad tiene el poder de lavar unos cuántos cerebros, y meterse en ellos de forma engañosa.
    Nos dice que usar, que comer y como vivir, nos tienta y nos saca de la realidad.
    Por suerte hay personas que no se dejan engañar.
    Un buen relato, me gustó mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. es un relato encantador, donde impones una verdad que tiene como cimiento la mentira, me ha gustado de verdad, como lo has pintando desde el inicio, y nos vas encaminando hacia el final con un certero discurso, donde todo lo que brilla no es oro queda grabada en nuestras mentes aunque no lo hayas dicho, mezclando las pasarellas, la moda estúpida y contemporanea, los fanáticos completamente bloqueados por pensar sólo con los sentidos, ahogados por las sensaciones que nos brindan la apariencia, en un continuo gozo que los lleva de la exitación hasta el orgasmo crónico y materialista, donde el cerebro se acostumbra a receptar lo que los sentidos le imponen aumentado en niveles infinitos, donde no hace falta pensar, sólo mirar y dejarse arrastrar por las sensaciones que nos impongan los creadores y diseñadores de un mundo completamente plástico y falso.... adorable!!!

    ResponderEliminar
  6. y resulta que es sólo un metal
    la gente enloquece
    quimeras...quimeras del oro

    ResponderEliminar
  7. Si escarbamos un poco en la historia de la civilización occidental, veremos que las palabras oro, engaño y guerra han estado entrelazadas siempre en forma muy estrecha.
    Es triste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gold and lies caló ante el gran público y parece que de forma inesperada, tu protagonista encontró su particular "dorado".

    Bss.

    ResponderEliminar
  9. El mundo de la publicidad se mete tanto en nuestras mentes que al final a muchas jóvenes les lava el cerebro y les hace perder la cabeza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. cómo intitulamos esto, nieves? no tenéis ni puta idea, sí, vosotros , el público...
    un título largo, pero sincero.
    uno se pone en el pellejo de quien está arriba y que...por suerte o por desgracia, puede ver los aconteceres que por debajo de él ocurren, uno se pone en ese pedestal, y si no es medio bobo, se lo debe de pasar bomba a la hora de observar las reacciones de la masa ovejeril...
    por otra parte, nieves, el toque oscurantista, oscurantista entendido como tapado poa las frases, por los calificativos, ese toque, pienso yo, le va de puta madre al texto...
    ah, no entiendo cómo demonios eres capaz de escribir frases tan largas.
    a mí se me escapan normalmente y ya no me entero de qué demonios quería decir...
    considero que es un buen trabajo.
    medio beso.

    ResponderEliminar
  11. Porque todo lo que brilla, encandila, y hace cegar la mirada. Porque hay que tomarse un tiempo para retomar el nítido de una imagen y a veces el tiempo en eso es tirano. Entonces, lo que parece oro, se transforma en tragedia.

    Si! Muy buen texto.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  12. A pesar de tanta capa de brillo, afortunadamente hay quien ve lo que hay debajo. Un texto muy bueno Nieves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Dice el refrán que no es oro todo lo que reluce. Tampoco era de oro la pátina que cubría el cuerpo de tu protagonista. Oropel, apariencia, mentiras en definitiva. Ella quiso advertirlo pero su gesto no fué entendido por aquellos que la veían y acabó siendo un vano intento de resaltar la falsedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado mucho tu particular visión del tema propuesto.Qué es la publicidad sino el deslumbramiento por algo que no existe? Da mucho que pensar tu relato.Un beso

    ResponderEliminar
  15. "¿Y dónde ocultaremos la llave del tesoro?" -se preguntaron los dioses-, "La guardaremos allí donde jamás han de buscarla: en el centro de su corazón".

    Así es, no hay nada más urgente para el ser humano que vivir la vida sin armaduras, clichés, guías de viaje prefabricadas y tonterías similares. La vida hay que beberla con intensidad, y la intensidad depende de las raíces que tengamos en nuestra alma, del amor, en suma.

    No hay nada más patético que escuchar la palabra "cursi", o "ñoño", aplicada a quien siente de esta forma y por parte de quienes no han entendido nada.

    Me quito el sombrero.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  16. Qué buen relato! Es una muestra de lo que más se valora, esa capa externa que por su brillo o costo, encandila así sin más. Por supuesto que es la mentira quien conquista, el engaño fácil, sobre todo para aquellos que se quedan flotando en la superficie. Para muchos un buen negocio.
    Besos! y buen fin de semana.
    Gaby*

    ResponderEliminar
  17. Preciso y precioso texto. Reflexivo y actual.
    Vivimos en él, inmersos y mezclados sin saber a que carta jugar.
    Pero merece la pena escarbar...? debajo de todo siempre lo mismo.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. La publicidad nos dicta que comer, como vestir, como peinarnos..., estereotipos que nos condicionan y sobre todo a los más jóvenes, que se creen en los reflejos dorados que surgen del televisor. Besote

    ResponderEliminar
  19. La publicidad como medio de dominación de masas. No anuncia productos, dice lo necdesario para venderlos. Es una mentira aceptada universalmente. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Una de las cuestiones que más me sorprenden de la actualidad es que se hace una crítica, diciendo la verdad, y resulta un éxito comercial, la gente compra el objeto sin entender el mensaje.
    Este acto de honestidad de la modelo (imagino que es una modelo) es un ejemplo.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Creo que al final esta crisis traerá algo diferente: la tendencia a aparentar, a parecer más y a representar lo que se tiene o es, desaparecerá... puede que sí.

    Buen relato.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Oropel, brillo barato que esconde tras la apariencia, un material de desecho.
    Para reflexionar.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Su desafió lo perdió al batirse en duelo con el sueño engañoso de un buscador de oro...

    excelente idea, impecable conclusión!

    abrazo

    ResponderEliminar
  24. ...Parecería que es imposible salir del "sistema". Nos engulle de tal forma!!!!
    Bien retratado el personaje que hasta podemos ubicarlo en la escenografía como si a la representación asistiesemos.

    un fuerte abrazo amiguita Nieves, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  25. Si es que ni por esas, nos venden oro falso y aplaudimos, se cubren de oro y les besamos el c...se tiñen de oro y no se les taponan los poros, se taponan los cerebros que piden más estando en los mínimos miserables.
    Con un estilo que fascina me das la reflexión servida, disculpas por la tardanza estaba mirando el sol áureo de Nápoles. Un besito cariñoso.

    ResponderEliminar

Tu matíz...