miércoles, 30 de enero de 2013

Este jueves, relato: "Hablar escribiendo"


Garabateó aquel papel mientras el café, ya frío,  se asentaba en la taza negando posos que leer. Miró su reloj, la espera se eternizaba y de fondo en aquella cafetería se podía escuchar "Baby Can I hold you"... aquella canción hablaba de palabras y disculpas. ¡Cómo le sonaba aquello! -pensó-. En su pensamiento solo rondaban las promesas de él. Se suponía que hoy  sería el primer día de una vida juntos, aunque tenía un presagio...

Por primera vez aquella incomoda demora la hizo echar de menos un mensaje, el mismo que se repetía cada mañana, a la misma hora, en el mismo instante... Siguió así con su distracción,  y empezó a escribir, en aquella delicada servilleta hizo su primera declaración "Te necesito"... dejó caer como rubrica dos lágrimas, doblo el papel en cuatro y arrancó otra de impoluta blancura del servilletero... y esperó. Otro mensaje mudo en aquella,   ¿dónde estas?, y otro sentimiento, el de rabia,  hizo que a rayones borrase esas palabras, quedando reducidas a la nada maltratada.

La pantalla de su móvil no paraba de parpadear,  le dio la vuelta  una vez que saltó en la misma "tiene quince mensajes".
-Excusas- se dijo. Conocía el contenido de aquellas misivas, ahí estaba su sometimiento, su amor, no había más, aquella relación que la carcomía no tenía vida, no respiraba libertad.

Fue escribiendo sus pensamientos silenciosos, dándole forma a las palabras sordas en un soliloquio propio que solo ella escuchaba en el rumor de su propio dolor...  y a la vez, el único nexo de unión entre ellos sonaba y sumaba mensajes encadenados de desesperación fingida. Acarició su cuello, mientras perdía la mirada intentado buscar sus rasgos, sus manos, su piel, todo aquello que estaba limitado por un horario.

Abrió el móvil, fue a la bandeja de entrada y lo borró todo. Y en un mismo acto, escribió  un  mensaje
 - "Game Over"-... y  pulsó    "Enviar".
Cogió las servilletas amalgamadas sin orden como si el sentido de su alegato ya hubiera perdido la razón de ser.  No lo dudó,  junto con aquel teléfono tiró sus suplicas a la papelera , aquellas que él nunca escuchó,  y se marchó...

matices...



Mas soliloquios por leer en el Blog de Rochies...

30 comentarios:

  1. Pues eso, game over...Un amor que ata y ahoga, persigue sin conseguir, hace llorar y dudar, acaba enquistado, mejor otro juego, valentía, decisión y equivocarse de nuevo, puede suceder pero es el mejor remedio.
    Lo que se piensa, lo que sucede ante una taza de café de buena mañana, me lo hiciste sentir, besitos.

    ResponderEliminar
  2. A veces es necesario hablar cuando se esta escribiendo. Me gusta tu rincón amiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. En pocas palabras está el resumen de nuestra vida y en este caso el desamor sin remedio de cura, dejar las últimas palabras en una servilleta, es representar el final de una historia.
    Muy bonito
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Perfecto!, ¡como me gustan tus finales!, la tensión, la angustia y la asfixia de la espera la resuelves con una papelera, ¡genial!, vamos que de hoy en adelante pienso llevar servilletas en el bolso por si las necesito, porque al leer como tiraba el móvil junto con las servilletas me ha llegado una bocanada de aire que me ha llenado los pulmones, miles de besosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Eso es tomar decisiones! Cuántas veces nos detenemos en el filo de todos los "posibles engañosos", pensando que... creyendo que... y en definitiva no hay que pensársela tanto (aunque cueste). Creo que más se valoran estas decisiones cuando las sacamos desde la entraña porque precisamente son las que más cuestan extraer. Excelente relato amiga.
    Game Over!
    Besitos jueveros:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  6. uno se cura de un resfriado, hasta de una pulmonía aplicando el remedio para el caso. Pero debo ser un débil, las pocas veces ( cuento con los dedos de una mano y me sobran dedos) que me he ido o se han marchado de mi lado, de mi amistad, algo muy mio
    se ha ido y ese hueco nadie le ocupará

    ResponderEliminar
  7. Este juego a llegado a su fin, cuando esa decisión llega a plasmarse, y fue mirada y observada y escuchada por uno mismo detrás de esa taza, es el principio para que volvamos a respirar, aunque algunas lagrimas salten para irse.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Al menos el final se dio antes del inicio, que si hubiese sido después, seguro le habría dolido mucho más.

    Muy buen texto.

    ResponderEliminar
  9. Cuanto duele deshacerse de esas servilletas llenas de palabras que nunca quisieron ser oidas, hace falta ser valiente.....pero no hay otra forma de empezar de nuevo...mirando al futuro con ilusión y ganas...
    besos guapa. me gusto tu jueves!!!!

    ResponderEliminar
  10. El final lo dice todo. Después de tanto sufrir...Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me ha encantado! En serio. Una historia perfecta, triste, pero perfecta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. ¡Estás que te sales! ¿puedo decírtelo?, me ha encantado tu relato. Se ha masticado, servilleta a servilleta y lágrima a lágrima, la frustración, el desencanto, el sufrimiento, la insoportable espera y ese game over, esa papelera final, poniendo un borrón y cuenta nueva a tanta súplica no escuchada. Repito, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. game over. que sì.

    se sintió la decisión, claramente.

    buen texto! preciso y àrido com un firme adiòs.
    abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pasar página y tirar para adelante. Deshacerse de las ataduras opresivas y respirar la libertad.
    Es un acto de valentía. Perfecto final.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Después de leer tu jueves, me he quedado en blanco, solo escuchaba la música y todo me parecía triste, pero de una tristeza necesaria para hacer una huida hacia adelante. A veces conviene hundir el pasado y no mirar hacia atrás, para seguir viviendo. Genial el relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. sigo pensando que el asiento de la escritora se está produciendo..
    y después de este pensamiento, decirte que sí, que has descrito a la perfección lo que a muchos nos pasa cuando no llega, cuando lo deseas y no viene, etec...la de veces que por unas u otras circunstancias he hecho eso mismo. y al haber dado en un punto de mi interior, pues eso, que me ha emocionado.
    amén y he dicho...
    medio beso, guapetonaaaa¡

    ResponderEliminar
  17. Así se hace, a tomar viento lo relativo. En el amor hay que ser absoluto, amiga mía!

    Beso y café

    ResponderEliminar
  18. Es lo que tienen tus textos, que hay que leerlos sin respirar, saborearlos y alimentarse, aunque duelan. (a quien no le han faltado servilletitas para hablar consigo mismo)
    Un besazo amiga

    ResponderEliminar
  19. Intenso relato, lleno de giros sentimentales, de voces para adentro, que necesitan confirmación.
    Escribir, garabatear y decidir cuando ya nada tiene solución.

    Buen texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Se acabó. El juego, el amor y esperar. Es duro cuando uno ama y el otro no, y digerir eso... uf!

    Bss.

    ResponderEliminar
  21. Dos palabras que resumen todos esos pensamientos encontrados que le pasaron por la mente durante ese rato, que difícil es tomar ciertas decisiones, poner fin a algo.
    Tu relato me llega quizás porque he vivido una situación parecida.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  22. Game Over, fin del juego.... perdiste, pero también es la oportunidad de empezar de nuevo.
    Esa es la diferencia, la posibilidad de empezar de nuevo y tu lo has dejado bien expresada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  23. Se acabó todo. Me gustó como termina, decide acabar con tanta palabrería y resaltar la única voz que debe dirigir una vida: la de la sensatez.

    un saludo

    ResponderEliminar
  24. Un jaque mate perfecto Matices. Un muy buen relato, intimista. ¿triste? según se mire, hoy yo no lo siento así, lo percibo fuerte como la protagonista.
    Sin mirar atrás, la vida comienza ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Que increible relato en la cual me siento realmente personificada es como si yo hubiera sido la protagonista y vaya que lo he sido... muchas gracias por tu texto excelente me ha encantado

    ResponderEliminar
  26. Excelentemente dibujadas las escenas de ese momento, decisivo. Me gustó el juego entre la papelera en que deposita sus papeles y la de reciclaje a la que van los mensajes que no leerá.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  27. Siempre me gusta buscar el momento de leerte, no puede ser cualquiera, es un momento especial en el cual palabra a palabra absorbo tu texto siempre me llena, de sensaciones, sentimientos, momentos que se recrean en la imaginación, en posos de café en lágrimas o alegrías, en servilletas, en el corazón.
    Un beso grande amiga.

    ResponderEliminar
  28. Cuántos sentimientos encierran esas servilletas que acabó tirando a la basura junto con el teléfono. Nos has acercado tanto a la protagonista del relato que haces que sintamos pena por ella. Un desamor siempre es triste y hay que tener mucha valentía para aceptar la ruptura y seguir adelante. Me uno a lo que han dicho los compañeros, buena historia y buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  29. yo también dejé sonar el teléfono, eliminé una docena de mensajes y me dije "excusas" luego escribí un mensaje en donde le repetía una vez más que ya todo estaba terminao y que me dejara en paz de una vez por todas, fue el fin de todo y me alegré de que todo se quedara en silencio entre nosotros, hace ya un año completo de nuestra separación, no nos hemos visto ni en pelea de perros, es un alivio de que nuestra separación tenga un final eterno....

    excelente entrada, como siempre, un beso

    ResponderEliminar
  30. Apuesto a qué se arrepintió y regresó... A la papelera. Es que tirar el móvil... :)

    Tomamos decisiones importantes y escribir los pros y los contras en servilletas, folios o paseando con uno mismo, ayuda.

    Buen relato. Besos!

    ResponderEliminar

Tu matíz...