jueves, 27 de diciembre de 2012

Este jueves, relato: Sueños


No sabía cómo había llegado a aquella sala en blanco pulcro, aunque no le  desagradaba del todo -pensó-, sentada al filo de aquella silla,  sus dedos recorrían la orilla de la falda en un movimiento casi compulsivo, parecía aprendido, como las canciones que se agarran a la mente y no dejan de sonar. En ese momento alguien  se sentó al lado de ella y fue cuando sin mediar, la sensación de ausencia aprendida desapareció de ella, su cara se iluminó...

Buenas tardes - no esperó respuesta sus palabras manaban impulsivamente de su boca. Me llamo, Filomena, aunque todos me llaman Filo, castiguito de nombre, ¿ehh? cosas de pueblo y de mis padres que se aliaron con el santoral...
¿Qué qué me pasa? Pues mire la primera vez fue como un silbido, como un pájaro alado que paso por mi mente dejando un rastro de silencio en ella.  La música no suena para mi desde entonces.

En mi vida no han pasado cosas especiales. No destaqué ni por bueno ni por malo, ni por extravagante ni por sencilla y me da que cuando me besaron debí ser insípida, ni dulce ni salado... aunque a mí me pasó igual,  la mariposas que se suponen en el estómago debieron morir antes de nacer yo... Ya, ya sé lo que está pensando,  y nada más lejos, mi optimismo no se deshace de mi, hasta sabiéndome la tonta del pueblo. 

¿Sueña usted?, no, no me diga nada. Yo más desde que mamá no está, se fue mayor y según decía con un gran dolor en el corazón por lo que sería de mí, nunca la entendí yo ya pintaba canas. Mis sueños me hacen olvidar el desasosiego y la inquietud que me produce su falta, con ellos  llega el color, el sopor se apodera de mi cuerpo, bueno, mejor no le digo más...-deja pasar unos segundos que parecen eternos tras su monólogo y el señor, inmóvil hasta ahora le lanza una mirada incrédula;  a la vez, una sonrisa pícara se dibuja en los labios de Filo.
Ella se acerca despacio al oído de su silencioso interlocutor y le susurra- La verdad es que después siento...¡placer!.

Él decide marcharse, no sin antes dedicarle una mirada de ternura.  Devolviéndola  así a su ausencia y a recorrer de nuevo la orilla de su falda con sus manos.
Poco después justo a tiempo, en el mismo lugar donde pasa las horas del día,  aparece el celador…
¿Qué pasa Filo, hoy tampoco hay ganas de hablar?- Ella ya abstraída en su mundo solo piensa en ese sol que acariciará su tez, en los colores que se desplegaran como abanico y en ese calor que recorrerá su interior, cuando traspasen la puerta hacia el jardín, y  una vez allí,  sus ojos se cierran, buscando dejarse ir,  soñar, soñar con que en algún momento la música si sonó para ella.

Matices

Un lugar para soñar en el Blog de Tere   Puntosupensivos

19 comentarios:

  1. ¡Qué bien tienes puesto el nombre de tu blog! Matices hasta en los sueños soñados por gente especial, me encantó.

    ResponderEliminar
  2. me he quedado con un dejo de ternura en el alma, qué preciosa escena esa de Filo diciendo su secreto: despues siento...placer!

    un dulzor.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito!!
    Soñemos con que la música sonará para todos...
    Muchas gracias por soñar conmigo.
    Felices fiestas y muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Preciosa historia llena de sentimiento hacia una persona especial como Filo. Has puestos las justas palabras a su persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué bien te has metido en las palabras de Filo y que bonita historia. Me encanta esa imagen del recorrer la orilla de su falda con sus manos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. El mundo de Filo está compuesto por una sucesión de sueños, de momentos, vividos o no, que acuden a su mente mientras nerviosa sus dedos recorren la orilla de su falda. Tal vez algún día vuelva a oir la música, esa música que se fué con el último silbido.
    Me encantó tu historia, Matices.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. compensa su mundo interior, rico y placentero con las decepciones de una realidad que cree que no va con ella. Se equivoca, por que siempre hay un roto para un descosido

    ResponderEliminar
  8. otra cabrona igual que josé vicente...y si ambos os igualáis en ese adjetivo...
    mira, no comento más...lo que le he escrito a josé vicente, es lo msimo que te escribo a ti...vas y lees mi comentario...
    medio beso, guapetonaaaa.

    ResponderEliminar
  9. ¡Ufff Nieves!, es un cuento que cala dentro. No te puedo decir lo mucho que me ha encantado.
    Esa soledad, esa ternura que refleja el personaje de Filo ("castiguito de nombre", jeje, maravilloso diría yo), llega muy hondo.
    Te doy mi enhorabuena por lo bien contado que está y lo bien que llega a quien lo lee.
    Eso si que es el sueño de todo buen escritor.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Siento llegar tarde aunque espero que no los sea para decirte que me ha impactado la historia. Sencillamente excelente con unas pinceladas de emoción contenida magistrales. Bsss y felices días.

    ResponderEliminar
  11. Una realidad, (la de Filo) que contiene un mundo caleidoscópico.
    Traviesa y caprichosa, cuenta a raudales y calla ensimismada.

    No es el fin, pero casi.

    Buen relato, contagia y transporta.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Escribiste un precioso y rico relato. Pleno de imágenes y giros.Lo primero que pensé cuando llegué al punto final, fue que todos, absolutamente todos, tenemos derecho a que alguna vez la música suene solo para nosotros. Ese momento debería estar en los derechos humanos, porque es así como quedan reivindicadas todas las "Filo" del mundo!

    Besos, Nieves y mucha música para tí.

    ResponderEliminar
  13. No voy a ir al fondo sino a la forma. Tienes un estilo muy especial, una personalidad muy definida que aparecen en este relato, un auténtico "Matices".
    Y ya sabes que no es peloteo, que si no me gusta lo digo.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  14. Hay mucha ternura en este relato, como lo hay en esas personas que son "especiales" espero que la música vuelva a sonar para Filo, y que a ti te sigan acompañando tus Musas, las mías no hay forma de que vuelvan, a lo mejor se animan con el Nuevo Año. Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Hermoso relato Matices, me dejé llevar por tus palabras para entrar a ese mundo onírico donde escapa la protagonista para encontrar paz.
    Un abrazo enorme. Que pases un hermoso fin de año y mejor 2013!!!

    ResponderEliminar
  16. No imaginé el final. Tenía curiosidad por donde nos llevarías entre tus palabras y sensaciones. Ella soñaba con él y le ayudaba a no sentirse sola. Un gran relato :)

    Feliz 2013 en buena compañía.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. He podido ver a esta Filo sentada perdida en sí, en su mundo, en su historia. He podido ver a ese hombre enternecido mirandola, he podido sentir su ausencia de música, esa música que seguro en algún momento sonara solo para ella. Bellisimo Nieves.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  18. Hola ¿esa sería una descripción de tus sueños? interesante. Hay una teoría que dice que en los sueños se refleja como enfrentamos nuestros problemas actuales sean pasados o presentes, pero bue esa reflexión te la dejo para tí, acotando al tema diría y blog...Los matices de la vida, las ganas de vuelta de soñar siempre los podemos re encontrar en nuevos lugares, personas, cosas si queremos por suerte como un escrito, un dibujo, canción que nos devuelven la esperanza y felicidad lo curioso pienso esque a cuantas cosas más podremos no estar prestandole atención y disfrutando no?.
    Que comienzes bien el nuevo año!, un gusto.

    ResponderEliminar
  19. Me pareció muy tierna la imagen que nos has presentado de Filo, pero también triste. Porque esta mujer postergó sus sueños, para solo soñarlos.
    La charla fue amena e inusual, curioso que su personalidad le haya animado a despacharse con su interlocutor. Muy buen relato, Nieves un abrazo grande y Feliz Año nuevo

    ResponderEliminar

Tu matíz...