miércoles, 16 de mayo de 2012

Este jueves, relato. Pacto con el diablo



Me alié con el Diablo, en el trueque mi alma. Mi cuerpo quedó exento de valores y de ahí mi vida, una vez maté por primera vez y las tripas se encogieron en el dolor de mi conciencia estuve preparado. Me alisté en guerras ajenas, dejé el castigo de mi  arma en el corazón de desconocidos, sordo ante las suplicas, ciego ante la expresión que dibuja la muerte y se refleja en sus rostros, frío ante el dolor que crecerá como semilla en sus familias.
Y hoy este mercenario espera su muerte, la valentía se va escapando con el último aliento que sale de mi cuerpo -pienso-, ¿esto es morir?.  Noté el frío interior, los labios se endurecieron y mi boca se resecó;  es hora de que un pobre diablo sin alma pacte su muerte, miré a mi ejecutor y le sonreí - ¿no te atreves, cobarde? -y él sin dudar  clavó su cuchillo dejando escapar un grito sordo de mi cuerpo vacío.

Matices


Mas Diablos y endiablados en el Blog de Gus

21 comentarios:

  1. Sin dudas, luego de haber firmado el siniestro pacto, lo peor llegará después de la muerte...
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mal vendió su alma el sujeto, mal oficio, cobrar por matar ¿hasta cuándo? Hasta que le llegue el turno a él. Mal trato, mala vida, total para morir como cualquiera.
    Espeluznante.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Un pacto malvado, pero escrito asi resulta hasta poetico, barroco, esta diabladamente bien escrito me gusta¡

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Muy bien. Al final parecemos robots sin alma ni sentimientos, no existe la humanidad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. HOLA¡¡¡
    me gusta mucho tu blog te pasas por el mio?¿
    http://mundossobretinta.blogspot.com
    te sigo¡¡
    besos=)

    ResponderEliminar
  6. Uiiissssss, me ha recorrido un escalofrio por la espalda mientras te leia. Ese desgranarse hasta quedar en la carcasa hueca, pago justo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Éste último momento me ha recordado mucho a una escena de la película "Salvar al soldado Ryan". Es espeluznante, sobre todo porque está maravillosamente descrito ese pacto y el terror de su pago.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hacía tiempo que estaba muerto y vacío...
    Impresionante el relato y cómo lo cuentas
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Una vida sin sentimientos y una eternidad de castigo. Hay muchos que sin pactos tienen una existencia tan vacía como él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Uff! Nieves, triste vida,hizo mal cuanto pudo y se le volvio del revés, Mal pacto, peor muerte.
    125 palabras cosidas bellamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Espeluznántemente perfecto. Me he quedado con la boca seca. Lo has logrado. Aún tiemblo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Esas alianzas se pagan, a la larga o a la corta, y debo decirte que esa descripción que haces de un ser totalmente despojado de virtud y sentimiento, es verdaderamente escalofriante. Vale la pena vivir así?
    Muy buen escrito, sobre todo porque en él bien expresas toda la frialdad de un ser sin alma.
    Besos al vuelo:
    Gaby*

    ResponderEliminar
  13. Mal pacto hizo el hombre, una vida sin sentimientos ni emociones no merece la pena ser vivida.
    Precioso
    Un beso
    Mar

    ResponderEliminar
  14. Un espeluznante relato y una mala vida la del protagonista, vió a tanta gente morir y ahora le toca su turno, así es la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Asi es, bien lo has descrito, cual titulo de tu blog, has expresado el matiz de todo pacto de este tipo, la pregunta que no se hace ¿como se termina el pacto? ¿cual es su final?.
    Desgarradoramente crudo y real.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. en un símil taurino, te diría de que has salido a la arena a por todas, a puerta gayola, hala, a por todas, con contundencia y decisión: por que si no por qué comenzar con esa contundencia:"Me alié con el Diablo, en el trueque mi alma"?
    por otra parte, pese a la brevedad exigida, la niña nieves..lo he venido observando en algunos compañeros más, en pocos, eso sí...ha sido capaz de describir...
    destaco, pues esos dos aspectos. el inicio rotundo y claro y el ser capaz de echar mano de la descripción pese a la exigencia de las 125 palabras...
    medio beso.

    ResponderEliminar
  17. Hace unos blogs escribí: el mejor relato de este jueves, pero creo que debo corregirlo y decir uno de los dos mejores relatos de este jueves.
    Impecable, pero me pregunto, como creo que todos nos preguntamos ¿para qué?
    Para ti, un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Estremecedor. Un pacto que le costó muy caro, quizás no leyó bien la letra pequeña, nunca lo hacemos y a veces es la parte más importante. Me ha gustado. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Un mercenario no tiene alma, y ahora lo comprendo, tal vez es que se la han vendido al propio Diablo, si no, no se comprende tanta maldad.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  20. Anónimo5/21/2012

    Me gusta tu estilo, la forma de contar, precisa, concisa, y bien estructurada.
    El final es genial.
    No será la última vez que te visite.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. Impresionante microrrelato de un pacto que marcó su vida. Después del primer muerto, los otros sólo fueron parte de una macabra rutina que fué dejándole las alforjas vacías por completo de contenido.Después el momento de sucumbir con su propia medicina, aunque ya había muerto mucho antes.
    Sencillamente precioso.
    Lamento el retraso, pero he estado en la playita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu matíz...