miércoles, 8 de febrero de 2012

Este jueves relato: "El Arte de Observar"

¡Frío, tengo frío! -se decía asimismo-,  como si gritar internamente esas palabras pudieran ser  inhibidoras de esa sensación mientras esperaba su turno. Aquel lugar abierto y de grandes dimensiones le daba lecturas contrarias. Había personas, pero el silencio llenaba de soledad el espacio en multitud.

En su espera asumida leía el periódico; los tactos del papel, los colores de las tintas, el ruido de las páginas al pasarlas resaltaban en el silencio impuesto por el cubículo. Al ojearlo sintió como el color de la desesperanza llenaba las páginas de aquella necrológica reiterada, donde los sueños de muchos acabaron en letra tipográfica en las páginas de economía, curioso, las de sucesos habían perdido su mordacidad y llamada macabra, ¿Qué nos está pasando? - se recriminó- reflexión que retumbó en él y hizo que cerrara la lectura.

No sabía que hacer, el tiempo quedó parado en el momento justo que entró en aquel lugar, jugaba a observar su sombra proyectada en el tiempo, en otro momento, miró hacia arriba, y su interior se inquietó ante aquella penumbra uterina pues confiaba en lo que le ofrecería, pero... ¿podría sorprenderse? sabía que la frontera entre la realidad y la ilusión era ínfima… Aquel estatismo inicial avanzaba lentamente en el espacio estéril; parecían seres congelados en aquella actitud de espera soportada.

El vértigo se apoderaba de él cuando observaba esa escalera suspendida en el espacio, resultando inquietante la sensación que le daba el entorno,  volvía a sentir esa caricia existencialista de aislamiento y de soledad que se tornaba sobrecogedora…
- Tal vez  cuando me coloque ante aquel haz de luz potente pudieran quedar desnudos mis temores o esperanzas -pensó-. Y fue cuando observo la primacía de la luz ante el habitáculo, las sombras que se  dibujaban en el entorno, la espera, el silencio y los elementos cuando se dio cuenta que precisamente esa desnudez en las paredes y el juego que le ofrecían, eran la idea que le perseguía… "La luz partía del ser humano, en su sombra convivían sus inquietudes y en aquella parte convexa donde se ubicaba él mismo estaba la realidad conformada de los sueños y deseos  que podrían convertirse en la esperanza…"

Fue consciente en ese momento, y no atendía a saber porqué,  que se había adentrado en la obra resultando ser protagonista antagónico. Había observado el principio que lleva al fin, aquella  sensación que lo mimétizó desde el primer momento lo había alejado  de los usos reiterados y ciegos que hasta ahora habían sido parte de su existencia. Siguió en la fila, su turno llegaría y podría observar desde aquella espera el exterior, punto de partida para iniciar su camino desde la posibilidad de aferrarse a la esperanza  que aquella luz emitía, que no era más que el mundo de los sueños realizables…

Alguien entró en la habitación, -y le dijo- ¡estas helado!, retiró las cortinas y la luz entró potente cegando sus ojos, un nuevo día acababa de empezar...

Matices

26 comentarios:

  1. Caray, soy la primera... Encantada en poder leerte otra vez.
    Realmente leyendo tu relato, refinadísimo por cierto, puedes ir escudriñando cada rincón del cuadro hasta sentirte presente en él; uno más en esa fila. Muy actual, un tema que por la diversidad de posibilidades es un desafío. Soberbio, amiga.
    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Sueños y deseos en esa luz... ya le decía yo a Gustavo, que simplemente era una lámpara de diseño para casas grandes, una sala minimalista para snobs, y los demás, al final, verán una bombilla potente y bajarán la escalera con el rabo entre las piernas por tontos. O se creerán muy listos y harán una crítica de arte que te cag.. dándoselas de entendidos.

    Mi sueño, que comencemos a movernos ya de una vez y reiremos esa monarquía obsoleta y esa democracia permisiva asquerosa que tenemos.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. le comentaba a manuel por vía mail y respondiéndole a su comentario de mi jueves qúe él siempre me hace pensar...esto mismo te podría decir a ti, nieves, hoy..
    te he leído dos veces...pero la segunda ha sido para tomar notas...y en estas notas tomadas sobresale una palabra, un concepto: existencialismo...qué es si no el hecho de tratar a cerca de la soledad y el silencio y la desesperanza?
    en mis notas, destaca dos palabras: penumbra uterina...desde mipunto de vista, muy bien está hecha este elección, pues luego hablas de que todo está en nuestro interior...seguimos , pues, con lo existencial...
    una de las preguntas que se hace en este relato es...algo que abordas es eso de qué demonios hago yo aquí...toma más existencialismo...
    ah, como ves, me limito a destacar el fondo, no a emitir juicios, que lo podría ahcer, te lo aseguro. pero resulta que escribiría más que tú en el post...bastete con que ya me has hecho poensar...
    por cierto, qué penita que el texto..perdón, la acción haya terminado en un sueño...pero penita por que el prota ha sufrido más, quizá, que si lo hubiera vivido en la realidad. aunque el sueño es en sí una realidad que se vive como tal...
    medio beso...

    ResponderEliminar
  4. Dulce Matices...LO LAMENTO, NO PUEDO.
    Pillé el trancazo que me deja aturdida hueso por hueso, soy incapaz de concentrarme como merecen vuestros relatos, lo he probado, pero me pierdo, y por nada del mundo quisiera comentar al tun tun, noooo.
    Disculcas a ti por ser la conductora de este maravilloso jueves tan enigmático y prometedor, disculpas a todos y todas.
    ME METO EN LA CAMA A PASAR EL GRIPAZO Y OS COMENTO, LO JURO, EL SÁBADO O EL DOMINGO (eso espero).

    Besooos sin contaminar en la cola de la farmacia.

    ResponderEliminar
  5. Hay Nieves que tu al igual que yo, describes ese pensamiento del que esta en la cola, de su pensamiento rumiando sobre la sombra, sobre el significado de todo cuanto le rodea.
    Podría destacar una vez mas las buena y oportuna utilización de las metáforas y eso es un arte que destaca siempre en ti y queda grabado en la memoria. Dudas existenciales en un sueño, sorprendida en el final. Me ha encantado. Un besito

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que de todos los personajes del cuadro hayas escogido a uno sólo y que este no sea ni siquiera el que está en lo alto de la escalera. También el único que está ajeno al lugar que le rodea enfrascado en su periódico.
    La sensación de frio y vertigo de la habitación están muy bien reflejadas.

    Me ha gustado mucho esta propuesta a partir de una imagen tan potente, ha dado lugar a muchas y variadas interpretaciones, la mayor parte muy interesantes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. a igual estímulo diferente respuesta. Lo interesante de el subrealismo es que crea realidades subjetivas de personal interpretación según lo observa.
    A veces nuestros miedos aparecen en escena y alteran una realidad onírica

    ResponderEliminar
  8. arte el tuyo para hacernos caer dentro de la imagen, para hacernos pensar, para hacernos siempre regresar. un beso sin sombras : )

    ResponderEliminar
  9. Hola Matices,las sombras que nos invaden cuando pensamos en nuestra existencia,son igualmente dolorosas, estemos despiert@s, o dormid@s, la soledad que nos mira a la cara desafiante, hace que nos planteemos muchas de nuestras creencias...Me ha gustado leerte...Besos Lucia.

    ResponderEliminar
  10. creo que coincidimos en cierta forma con el relato una luz de esperanza...

    ResponderEliminar
  11. Gus lo ha leido dos veces, yo he aumentado la cuenta a tres. Aprovechas la imagen oara recrear la sensacion de soledad interior aun entre la gente y confiar en la aparicion de algo ¿una luz? que disipe las sombras de la duda interior. Al final esa luz se hace camino aunque sea a fuerza de descorrer las cortinas y devolver el sentido de la realidad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Ya lo decía aquel: "Y los sueños sueños son" y así se descubre al final; aunque nunca hay que perder la esperanza, puede ser que alguno de ellos pueda hacerse en esta dimensión y no quedarse en la otra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. El silencio y la soledad en medio de la multitud, amplificadas por las dimensiones y la desnudez de ese espacio. La espera paciente de esa luz, esa fuente exterior que le transmita algo de calidez, la posibilidad de aferrase a la esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. La propuesta es interesante, me ha llamado la atención como describes el ruido del lugar, cierto es que en estos lugares tan amplios debe sonar como en un almacen; con cierto eco. Y luego también me ha encantado esa busqueda del yo, como cualquier ser humano en ese contexto o en cualquier otro.

    Bss.

    ResponderEliminar
  15. Sí, definitivamente y apunto como todos antes que la sensación de aislamiento y sobrecogedora soledad uterina dices, es poderosa, opresiva, parece la espera ser fatal, impostergable, porque igual podrían enocntrarse las razones para no estar allí desesperando, lo mismo que esperando, sin embargo la luz, su alcance es tan poderoso como llamado ineludible, que da la sensación de que tu personaje poco puede hacer al respecto,y la luz simboliza el mundo de los sueños alcanzables.
    Es para reflexionar Matices este pormenorizado relato tuyo, rico en sensaciones.
    Te mando un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  16. Tu texto está lleno de cosas para leer y releer con mucha atención.
    Yo creo que al final, cuando despierta de su sueño, ya con solo despertar es un símbolo de esperanza, o acaso poder vivir un día más no lo es? Depende del sabor que le querramos poner a esas horas nuevas que nos esperan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Matices...a ver si afino.

    Para mi lo de menos es que sea fruto de un sueño, el silencio, la tinta del papel casi sonora en ese espacio, los peldaños de vértigo, la cola sumisa y callada, protagonista antagónico, sombras esperando...turno, esperando entre cuatro pareces, esperando a que esa luz signifique una gota de...¿cada cual?, esperanza.
    Me has inquietado pero con buen regusto al final.
    Besito mejorado y felicitaciones por este jueves extraordinario al que llego tarde comentando.

    ResponderEliminar
  19. La Luz, siempre la Luz y como antesala la Esperanza, el deseo de que las suposiciones, las necesidades de lo vital.

    Mi vida por una Luz, y cambió vida por vida.

    Relato exquisito.

    PD. Al Sr. ElSilencio, no le gustaría comentar sobre lo que ha supuesto para él la interpretación de su Obra.
    No es habitual, tener a 25 relatores desmenuzando tu trabajo y dejando volar la imaginación a través de la Obra de uno.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Uno más en esa espera, uno mas entre muchos pero sintiendo el frio de la soledad, el vértigo de conocer, de ver y esa luz que proyecta sombras y esa sombra que es parte de uno. Vas adentrandonos de a poquito en el cuadro Matices dejandonos ver y observar e incluso sentir.
    Al final un sueño, un sueño para volver a comenzar.
    Como dice Alfredo exquisito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un momento propicio para mirarse por dentro, tiempo de espera, tiempo regalado para encontrarse antes de que se hielen los razonamientos.
    Quizas no hará falta ya subir la escalera.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  22. Veo un protagonista de la historia que se encuentra en la obr, si bien la luz aparece en su vida real, esa luz que es la de cada mañana y la de un mundo de los sueños realizables.
    Esa interpretación saco y me gusta.
    Besos, genial esta propuesta para sacar conclusiones sobre lo que cada uno vemos en una misma imagen.

    ResponderEliminar
  23. Te acabo de dejar un comentario, me ha llevado a crear un nuevo blog ???, desde ayer no puedo comentar, vamos a ver si te llega esto.

    ResponderEliminar
  24. Ahora si funcionó, lo que pasa es que perdí la inspiración, más o menos te decía que yo vi la cola del paro, las ilusiones puestas en esa luz, que por fortuna en el caso de tu protagonista era un sueño, pero que para otros se repetirá esa pesadilla. Me disculpaba por verlo algo negro, pero que eran los últimos acontecimientos. Tu relato es magnifico. Besitos.

    ResponderEliminar
  25. mi domingo comienza con tu relato... por cierto excelente... me encantó ese final... sentí irme en una historia dentro de otra historia... una sensación extraña, pero encantadora :D besos!

    ResponderEliminar
  26. Un sueño...pero no una pesdadilla, o sí?

    BACI

    ResponderEliminar

Tu matíz...