jueves, 6 de enero de 2011

Este jueves: !! YA VIENEN, YA VIENEN LOS REYES MAGOS!!

Mis primeros  recuerdos de las noches de Reyes, vienen de cuando se descubrió el "pastel", hasta ese momento, la cabalgata, llegar a casa y dormir pronto era mi único objetivo, obediente y diligente, en esas edades te rinde el cansancio y la ilusión.

Reconozco que mis padres, no tenían que tener buena relación con los Magos, porque nunca le dejamos ni roscón, ni leche, ni agua para los camellos...

Una noche ya dormida, el trasiego y ruido me despertó,  me senté en la cama y miraba las sombras que pasaban de un lado para otro del pasillo, por el hueco bajo la puerta y luego más tarde, los sonidos, las muñecas, el tren de mi hermano, eramos tres con lo cual el salón era un espectáculo cuando se abría esa puerta. 

Al año siguiente, ya con mi "duda razonable" pegué el oído a la  puerta, !quería saber¡, y se repitieron las mismas rutinas, me dormí, cuando el sueño me rindió, ya solo me faltaba que me confirmaran las sospechas.  El siete de enero, en el colegio, una compañera de clase, lloraba, nadie entendía nada, todas llevábamos el juguete que mas nos gustó al "cole" y ella lloraba... Entró la "profe, la miró, se acercó, después de mediar unas palabras, nos contó lo que le pasaba...

Alguien le había dicho que los "Reyes", no existian, un silencio cómplice y pillo se hizo entre todas, algunas abrían muchos los ojos, otras como yo, creo que para sus adentros confirmaron sus sospechas, pero... nadie decía nada... Y !!!halaaaaaaaaaa!!!, la "profe", nos soltó no se que rollo sobre la comunión y ser mayores y  nos dío la noticia.

Yo con mis nueve años seguí guardando el secreto, pero a partir de aquel año algo cambio en mi, ya no tenía miedo por si los veía y se llevaban mis regalos...

Al año siguiente, esperé despierta, cuando acabó el trasiego, me levanté de puntillas y me deslicé hasta entrar en el salón, me senté en un cojín y tan solo con las luces parpadeantes del árbol de navidad, observaba el espectáculo, regalos envueltos en papeles brillantes, caramelos, globos, me gustaba adivinar que podía haber en cada paquete, ¿cual sería el mio?, nunca me acercaba, no tocaba nada... Era un ambiente  mágico solo para mi  y me deleitaba en él.

Lo he hecho durante años, y han sido muchos, creo que hasta que me fui de casa, mi madre hace poco me dijo, que soy la viva imagen del "espíritu de niña con coletas". .

Ahora, desde hace unos años me toca a mi, preparar ese ratito de ilusión, envolver, globos, caramelos, montajes... Suelo abrir una botella de cava, llenarme una copa, un trozo de rosco y por supuesto,  ingeniar (ya sabéis hago de rey glotón, camello bebedor y paje borrachín...) . Siempre, cuando termino, hago lo que hacía de pequeña, sentarme en el suelo a final del salón y observar la "magia", ahora, hay otra "niña con coletas" e imaginar su carita cuando entra en el salón y sus preciosos grandes ojos, es mi regalo de reyes... 

Pd. Os dejo,  vienen los reyes... ya sabéis copita de cava y ¿por que no?  James Brown de fondo, el último "marycrismass" de esta navidad...

Mas noches de Reyes en el blog de gus

Matices



9 comentarios:

  1. La magia existe y tu lo plastastes en tu relato. Nada mas gratificantes que esos ojos llenos de asombro, alegria y emoción.
    Ojala nunca nos abandone el deseo de hacer felices a los que nos rodean.Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te imagino niña de coletas en el titilar de esas luces, con ojos grandes admirando ese paisaje mágico, y te imagino hoy, copa de cava en mano, disfrutando con las mismas ganas de ese espectáculo del cual hoy sos hacedora.... y se que hoy es un día de felicidad en tu casa, de esa felicidad chiquita que tienen los inmensos momentos en que uno da alegría y otros la toman en jarras de litro!!!
    un abrazo matizado y juevero.

    ResponderEliminar
  3. Si no estuviera revestida de magia, no tendría sentido. Por eso, aún cuando llega un momento en que, como tú dices, descubrimos el pastel, no podemos sustraernos a la tentación de perpetuarla en nosotros mismos y, más tarde en nuestros pequeños. ¿Qué daño puede hacer un poco de fantasía en la vida de las personas?.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A mi me pasa lo lo mismo, antes me hacía ilusión y ahora también, mis hijas son mayores pero no tanto, están en casa y yo sigo preparando esos regalos envueltos en papeles maravillosos, ¡es tan bonito!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Qué relato más entrañable. Me he identificado totalmente con esa sensación de paz tras colocar los regalos y esa felicidad por empatizar con la que sabes que tu hija va a sentir.
    Precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Nieves me encantó tu relato, a mí me costó creer que los reyes no existieran, siempre fui muy inocente, pese a escuchar ruidos, pero como sentía algo de miedo, no abría los ojos, ya que me decían que si estaba despierta, los Reyes se llevaban los regalos, je, je. Adoro esa noche, y aunque supiera la verdad, me sigue pareciendo igual de mágica que cuando era chica. Cuando mis hijos eran chicos, me volvía loca poniendo globos, confetis, serpentinas, caramelos, yo que sé, quería revivir mi niñez, aunque los regalos de ellos fueran mucho mejor, yo no los hubiese cambiado por los míos. Espero de todo corazón que esta noche no se acabe nunca, y que el gordo vestido de rojo se quede en su tierra. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Precioso relato
    Coincido en que esta noche está llena de magia para todos, grandes y pequeños, y también en esos ratos mirando los regalos mientras me tomo el licor dejado a los reyes, me encanta imaginar la cara de los demás cuando vean sus regalos
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. todo hay que verlo con los ojos de la ilusión
    los reyes, los amigos, el trabajo
    no estoy paranoico jejeje, pero ayuda
    ese dia que los reyes tuvieron apellidos, valió para valorar aún más a los padres
    ellos son los que mantienen la fantasía de su niñez y la hacen estable en sus hijos
    ILUSION matices: ilusión
    un beso

    ResponderEliminar
  9. MATICES, SIN DUDA ME QUEDO CON ESA IMAGEN DE CUANDO TE QUEDABAS ABSORTA DELANTE DEL VOLUMINOSO REGALO DE REYES, ESOS TODOS LOS PAQUETES, ESE MUNDO AUN POR ABRIR, ESE MUNDO QUE TAN SÓLO TE MOSTRABA PARTE DE SU MISTERIO, EL ENVOLTORIO, ESE MUNDO, QUE AUNQUE DESCUBIERTO, LE RESTABA AUN EL HECHO DE DESENVOLVERLO...SABES, MATICES, ESA IMAGEN ME HA SUGERIDO EL HECHO DE QUEDARSE ENSIMISMADO DELANTE DE LA FOGATA O, MEJOR DICHO, DELANTE DE LOS RESCOLDOS DE LA FOGATA, TAMBIÉN EL HECHO DE QUEDARSE DELANTE DE LA MAR Y EN LA NOCHE...
    NUNCA ME QUEDÉ, POR QUE NO TUVE ESA OPORTUNIDAD, DELANTE DE LOS REGALOS DE LOS REYES Y EN LA NOCHE...Y , LA VERDAD, INTUYO UN MAGIA MUY MUY ESPECIAL.
    BESOS, MATICES.

    ResponderEliminar

Tu matíz...